Skip to main content
Archivo

¿Dónde partió la pandemia? EEUU buscará la caja de pandora

por Mayo 31, 2021Octubre 18th, 2021No Comments

Nueva información abre la puerta a la duda sobre el origen del SARS-CoV2. Entre tanto, la izquierda chilena se desarticula buscando unidad.

Esta es una edición exclusiva para miembros. Si quieres recibir esta y todas las ediciones o tener acceso al podcast y otras alertas, revisa aquí cómo hacerlo.

Tozudos y orgullosos. Un grupo dispuesto a todo para continuar un legado ya desechado, y otros que caen en errores infantiles. Como siempre, en un momento histórico para el país, la izquierda chilena se desarticula.

Después de recibir un apoyo importante, que dejó por el 20% de los votos a la derecha, y con la oportunidad de marcar ideas en la Constitución, deciden continuar cada una por su lado. Los síntomas nacieron con la irrupción del Frente Amplio, conglomerado que junto al Partido Comunista, dieron la sorpresa en las últimas elecciones. Las más importantes del país, porque seleccionaron a los miembros de la próxima Convención que escribirá la Constitución.

Después de un show mediático, que significó la caída de varios presidenciables y la posibilidad de una primaria ampliada a toda la izquierda del país, los tozudos siguieron siéndolo y los orgullosos también. Lo único cambió es que ahora la carrera disminuyó en algunos nombres.

Lo que agradezco. ¡Bienvenidos a ‘Más allá del titular’!


Estados Unidos abre investigación para tener certezas del origen del Covid-19

¿Qué pasó? Tres investigadores del Instituto de Virología de Wuhan (WIV) de China buscaron atención hospitalaria en noviembre de 2019, un mes antes de que China informara de los primeros casos de COVID-19. Información que fue publicada por el Wall Street Journal el domingo, citando un informe de inteligencia de Estados Unidos.

El periódico dijo que el informe previamente no revelado -que proporciona nuevos detalles sobre el número de investigadores afectados, el momento de sus enfermedades y sus visitas al hospital- puede agregar peso a las llamadas para una investigación más amplia sobre si el virus COVID-19 podría haber escapado del laboratorio.

Los primeros casos de lo que finalmente se conocería como COVID-19 se reportaron a finales de diciembre de 2019 en la ciudad central china de Wuhan, donde se encuentra el laboratorio avanzado especializado en la investigación de coronavirus.

Joe Biden, Presidente de los Estados Unidos, decidió abrir una investigación para revisar los detalles de la información revelada. El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Zhao Lijian, dijo el lunes que era “completamente falso” que tres miembros del personal del WIV hubieran enfermado.

¿Por que importa? Donald Trump fue uno de los primeros en replicar información que fue descartada por varias autoridades. Sin embargo, desde que el convoy de la OMS no tuvo resultados, se empezaron a sumar más antecedentes sobre el origen exacto.

“Estados Unidos sigue exagerando la teoría de la fuga del laboratorio”, dijo. “¿Se preocupa por la trazabilidad o sólo intenta distraer la atención?”.

Esto puede poner en duda información relevante para enfrentar la pandemia. Problemas de transparencia en lo que sucede tendrá una percepción negativa, ayudando a las teorías conspiratorias que se han generado por este tema.

Gran Cuadro: Estados Unidos y China están librando una verdadera lucha entre la emergencia. Algo que partió desde que salieron los primeros informes de posibilidades, uno de ellos del MIT Technology Review, que planteaba que era muy difícil que el virus del Covid-19 haya pasado de murciélagos a personas, dada la gran distancia entre las cuevas y Wuhan, por lo que debía haber una tercera especie que debió servir de eslabón. Como nadie la ha encontrado, explicaba en ese momento, Antonio Regalado, en Nadie puede encontrar al animal que transmitió el Covid-19 a las personas, la situación se abría a nuevas explicaciones, lo que implicaba mirar con detenimiento la vilipendiada hipótesis de la filtración.

La hipótesis de la filtración fue percibida como altamente inconveniente, pues habría dado pábulo a una infinidad de teorías de la conspiración, como por ejemplo, que la pandemia es parte de una guerra biológica emprendida por China. Eso, pese a que esta hipótesis más bien plantea que todo fue un lamentable accidente sucedido en el Laboratorio de Virología de Wuhan, donde el virus del Covid-19 era solamente parte de los múltiples cultivos asociados a la investigación científica y no un virus creado por el ser humano. Al respecto, es interesante otro artículo que por ese entonces publicó MIT Technology Review, respecto de un científico australiano, de origen ruso, Nikolai Petrovsky, quien desde el principio trabajó la hipótesis de la filtración, pero que fue desoído sistemáticamente, pese a lo razonable de sus argumentos: ¿El coronavirus se filtró de un laboratorio? Este científico dice que no debemos descartarlo.


Dinamarca colaboró con EE UU para espiar a Merkel y otros políticos europeos

¿Qué pasó? Los servicios secretos daneses colaboraron con Estados Unidos para espiar, entre otros, a la que ha sido la líder europea más influyente en la última década: Angela Merkel, según una investigación periodística publicada este domingo por medios como el francés Le Monde, el alemán Süddeutsche Zeitung o la cadena pública danesa DR.

¿Por qué importa? Las pesquisas del servicio danés fueron llevadas a cabo por cuatro hackers y continuaron su curso, registrando llamadas telefónicas, interferencias en los cables submarinos de conexiones a internet y mensajes de texto, a los que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, en inglés) de EE UU pudo tener acceso gracias a ese pacto con Copenhague. Las informaciones obtenidas por la NSA afectaban a socios y aliados del más alto nivel en la escena internacional.

Gran Cuadro: Ante este aluvión de críticas y reacciones, la ministra de Defensa danesa desde 2019, Trine Bramsen, ha salido a capear el temporal y en un mensaje de calma ha declarado públicamente que “la escucha sistemática de aliados cercanos es inaceptable”. Pese a sus palabras, la investigación avala que los sucesivos Gobiernos, especialmente el Ministerio de Defensa, conocían la Operación Dunhammeral menos desde agosto del año pasado. Un dato significativo es que Bramsen frenó en seco el nombramiento de Ahrenkiel como embajador de Dinamarca en Berlín.

Thomas Wegener Friis, una eminencia en el sector de la inteligencia y la seguridad y profesor en la Universidad del Sur de Dinamarca, explica al teléfono que EE UU y Dinamarca mantienen en este ámbito una relación “histórica”. El país escandinavo tiene una relevancia especial para Washington por su situación en el mapa: en medio de la UE y bañado por las aguas del Báltico, un mar estratégico y militarizado por la cercanía de Rusia. Ilustra que desde los años cuarenta del siglo pasado, la cooperación con Washington ha sido fluida en cuanto al espionaje. El problema, cuenta, es que la información que circulaba hace décadas era sobre enemigos, pero que ahora es sobre “estrechos aliados”, dice en referencia a Alemania, Noruega, Suecia y Francia.


Nestlé reconoce que sus productos no son saludables

¿Qué pasó? Nestlé, la compañía alimentaria más grande del mundo, reconoce en un documento interno que más del 60% de los productos que vende —desde chocolates y golosinas a cereales para el desayuno y helados— no cumplen con los criterios necesarios para ser saludables y que algunas de las categorías de bebidas y alimentos que produce “nunca serán saludables por mucho que se renueven”. 

¿Por qué importa? Cada vez son más los países que pasan legislación sobre el nivel de azúcar y sodio en los productos alimenticios. Nestlé ha sido uno de los principales afectados, y esta vez se corroboró en un documento que ha sido publicada este lunes por el diario Financial Times. Y está el detalle porcentual por tipo de productos:

El documento reconoce que tan solo el 37% de los alimentos y bebidas de la marca logran una calificación superior a 3,5 según el sistema de calificación de estrellas de Australia, un etiquetado nutricional que otorga a los alimentos más saludables cinco estrellas. La propia compañía considera que 3,5 supone “una definición reconocida de salud”, según dicho sistema, que utilizan organizaciones como la Fundación de Acceso a la Nutrición.

El 63% de los alimentos evaluados no alcanzan el nivel saludable, como tampoco lo hacen el 96% de las bebidas —sin contar el café― y el 99% de los productos de confitería y helados. Mientras, el 82% de las aguas y el 60% de los lácteos llegan a dicho nivel. “Hemos hecho mejoras importantes en nuestros productos, pero nuestra cartera todavía tiene carencias respecto a las definiciones de salud en un panorama donde la presión regulatoria y las demandas de los consumidores no dejan de crecer”, explica el documento, según el diario.


El Covid se ensaña con América Latina

El mapa del New York Times nos grafica el calvario que se está viviendo en América Latina. Brasil, que recién aceptó la Copa América 2021, tiene al menos 62 mil casos al dia, Argentina 30 mil, Colombia 20 mil y Chile 7 mil.


✌️ Gracias por leer Más allá del titular esta semana.

Esta fue la única edición gratuita de este mes. Si quieres recibir las otras ediciones o tener acceso al podcast y otras alertas, revisa aquí cómo hacerlo.

Tus sugerencias de temas que te llamen la atención y comentarios puedes enviarlas a matiasjarah@pm.com.

Hasta la próxima,

Matías Jara

Leave a Reply