Skip to main content
Archivo

Más eclipsados que nunca

por Diciembre 15, 2020No Comments

Esta edición, que llega más tarde de costumbre, muestra cómo el fin de año nos está afectando. Mientras la derecha se está organizando, la izquierda se divide.

Esta es una edición exclusiva para miembros. Si quieres recibir esta y todas las ediciones o tener acceso al podcast y otras alertas, revisa aquí cómo hacerlo.

Sebastián Piñera alcanzó el peor índice de popularidad de un presidente desde la vuelta de la democracia: un 7%. “Ni siquiera después del estallido social la aprobación del Presidente había bajado de los dos dígitos”, señala Cristián Valdivieso, fundador y director de Asuntos Públicos de Criteria, institución que hizo la encuesta.

No es casualidad que el Presidente tenga esta baja popularidad, en especial cuando se le ve disfrutando un fin de semana largo en una playa sin seguir lo que sus propias autoridades de Salud piden. El mismo que antes criticaba a Michelle Bachelet por su capacidad de gobernar con su bajo nivel de aprobación: un 16%

Desde octubre de 2019, se ha vuelto evidente la escasez de liderazgos políticos que aqueja a Chile. Parte de la discusión pública se ha centrado en la coyuntura, específicamente, en la debilidad del Presidente Sebastián Piñera para cumplir sus roles como jefe de Estado, jefe de gobierno y líder de su coalición.

¡Bienvenidos a ‘Más allá de titular’!


Llega la nueva guardia a la UDI

¿Qué pasó? El diputado Javier Macaya venció en las elecciones internas de la Unión Demócrata Independiente (UDI) al exministro del Interior y exsenador, Víctor Pérez. De acuerdo a los resultados informados por el partido, Macaya alcanzó un 55% de los votos, mientras su contendor obtuvo un 45%, con un total de sufragios de alrededor de 10 mil electores, de un universo potencial de 43 mil.

¿Por qué importa? El resultado es interpretado como una señal de “castigo” de la militancia UDI hacia el Gobierno y un verdadero balde de agua fría no solo para el ex jefe de gabinete de Sebastián Piñera, que buscaba volver a la primera línea de la arena política, tras su renuncia al gobierno.

También representa una dura derrota para Jacqueline van Rysselberghe, quien impedida de mantener la presidencia, se posicionó como vicepresidenta en la lista de continuidad. Pero, sobre todo, es un nuevo golpe a Pablo Longueira, el otrora hombre fuerte del gremialismo que en primera instancia intentó liderar la lista, pero terminó dando un paso al costado al quedar con sus derechos políticos inhabilitados ante el inminente inicio del juicio oral por el caso SQM.

Gran Cuadro: La UDI se encuentra en un cambio de guardia que puede generar cambios en los esquemas de la derecha chilena. Especialmente, se debe replantear su posición frente al nuevo partido de ultra derecha de José Antonio Kast, que afectó en las últimas elecciones. Eso mientras su aliado natural, Renovación Nacional, se intenta expandir al centro. Esta organización serviría en términos eleccionarios para la Convención Constituyente.


El quiebre que puede ser la unión

¿Qué pasó? Pablo Vidal y Natalia Castillo oficializaron su salida de Revolución Democrática ante el Servicio Electoral, tras las diferencias que sostuvieron con la mesa conducida por Catalina Pérez. Con esto la bancada de la colectividad se redujo de siete a cinco miembros y el Frente Amplio -quienes se instalaron en el Congreso con 20 diputados- hoy cuenta con 15 legisladores.

¿Por qué importa? En el medio de una crisis social y política como la que se vive, donde la gobernabilidad está puesta en duda, es necesario que los partidos políticos muestren sus ideas. Mientras la derecha se reorganiza y ha mostrado avances en ello, la izquierda chilena sigue fragmentada entre el Partido Comunista y la Democracia Cristiana.

Gran Cuadro: El Frente Amplio ha mostrado ser inmaduro durante este período, pero eso significa que ha ido aprendiendo de la política chilena y sus esquemas. Lo irónico es que esta separación podría terminar en la unión que muchos quieren y así dar vuelta de página a las fallidas negociaciones que se hicieron para las primarias municipales y de gobernadores regionales de toda la centroizquierda, las que terminaron en el sector dividido en dos pactos.


Segundos pensamientos

La democracia venezolana. Maduro recibió el saludo de Corea del Norte, Irán y el Partido Comunista en Chile tras las elecciones parlamentarias del fin de semana ante pasado. El resto del mundo mostró indignación.

Quizás es hora de mostrar más que sólo indignación.


La confesión de Blumel en el quebrantamiento a los DDHH

¿Qué pasó? El ex jefe de gabinete de Sebastián Piñera se refirió en la causa por violaciones a Derechos Humanos en Chile por parte de Carabineros sobre su actuar desde su llegada hasta su salida. De acuerdo a lo informado por Emol, la Fiscalía preguntó directamente al exjefe de gabinete “si el Ministerio del Interior impulsó acciones para favorecer el conocimiento y capacitación de los funcionarios de Carabineros acerca de esta nueva normativa (circular 1.832 sobre uso proporcional de la fuerza)”.

Ante esto, Blumel respondió que “desde que se dicta esta normativa se llevan a cabo acciones para dar a conocer la nueva regulación entre los funcionarios de Carabineros. El 29 de octubre recién asumido como ministro del Interior, me reuní con las policías -Carabineros y la PDI- reforzando, desde el Gobierno, le necesidad de que se cumplieran estrictamente las reglas del uso de la fuerza respetando las garantías individuales“.

Además de mantener en sus puestos al entonces general director de Carabineros, Mario Rozas y al general Ricardo Yáñez, entonces subdirector de Carabineros. Su respuesta fue que “llevaban menos de un año en sus cargos y ambos estaban comprometidos con el proyecto de modernización y reforma de Carabineros que es un objetivo político fundamental del Gobierno. Además, en el año anterior habían pasado a retiro 40 generales del Alto Mando”.

¿Por qué importa? La declaración de Blumel es clave para la investigación por delitos cometidos contra civiles durante el estallido social, pues fue la autoridad que estuvo a cargo durante prácticamente todo el período de protestas. Asumió el cargo el 28 de octubre de 2019 en reemplazo de Andrés Chadwick, y salió del gabinete el 28 de julio, dejando su cargo en manos de Víctor Pérez.


¿Indulto a la revuelta social?

¿Qué pasó? Una moción, patrocinada por las Senadoras Isabel Allende, Adriana Muñoz y Yasna Provoste, en conjunto con los Senadores Juan Ignacio Latorre y Alejandro Navarro, propone conceder un indulto general a las personas detenidas durante el “estallido social” que comenzó en octubre de 2019 por razones humanitarias.

El Presidente Sebastián Piñera, rechazó esta jornada el proyecto de indulto general para detenidos en el estallido social de 2019, impulsado por un grupo de senadores de oposición, y adelantó que, de ser necesario, el gobierno vetará la iniciativa.

¿Por qué importa? En octubre de 2019 se agudizó el conflicto político y social que fue denominado como “estallido social”, que se caracterizó por la realización de manifestaciones masivas, concentraciones, actos de evasión, desobediencia civil y paros, aumentando la intensidad del uso de la fuerza para enfrentar estos conflictos por parte de los agentes estatales de orden.

Según el proyecto los actos delictuales cometidos por los ciudadanos detenidos son punibles, pero en el contexto que se dieron, se vivía un proceso distorsionado por una respuesta estatal desproporcionada, en donde se registraron detenciones masivas y la apertura de múltiples procesos penales que han conllevado a la privación de libertad de cientos de personas por plazos injustificados de tiempo que no tomarían lugar en circunstancias de normalidad.

Los patrocinadores dicen que varios organismos dedicados al estudio de los derechos humanos han cuestionado rigurosamente las decisiones que se adoptaron por parte del Estado chileno para resguardar el orden dentro del país, dando cuenta de graves abusos y violaciones masivas de Derechos Humanos cometidas por las Fuerzas de Orden y Seguridad. Organizaciones como Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Human Rights Watch, Amnistía Internacional Chile y el Instituto Nacional de Derechos Humanos.

Gran Cuadro: Esto podría marcar un precedente si llega a ser votado. Más allá que ya tiene el veto del Presidente, el Poder Legislativo le estaría mandando un mensaje al Poder Judicial en su rol de impartir justicia. De hecho, la propia Fiscalía ha dicho que las personas sometidas a las acción de la justicia en el marco de las protestas generadas a partir del 18 de octubre de 2019, “no están en esta condición por su pensamiento o por sus opiniones, sino por actos que son constitutivos de delito”.

Recomendamos leer esta entrevista a Mauricio Duce, abogado y académico de la Universidad Diego Portales :

¿Cuál fue el objetivo de la reforma?

Racionalizar el uso de la prisión preventiva. Durante toda la vigencia del sistema inquisitivo, el porcentaje mayoritario de los que estaban en cárcel estaba en prisión preventiva y el minoritario eran personas condenadas.

¿Qué se quiso cambiar?

Se intentó instalar un modelo que se denomina cautelar, es decir, comprender la prisión preventiva como una excepción. En 2007 un 22% de las personas en la cárcel estaban cumpliendo prisión preventiva y el otro 77% estaba condenado. Hoy día un 35% de las personas están presas en prisión preventiva.

¿Por qué aumentó?

Tan pronto comenzó a funcionar la reforma vino toda una línea de contrarreforma impulsada por todos los sectores políticos. Así fue como se empezaron a hacer reformas que volvieron un poco el modelo hacia la lógica antigua de entender la prisión preventiva como una consecuencia automática. Para los delitos más graves que tienen pena de crimen, el legislador aceitó el sistema para que esas personas cayeran bastante automáticamente en prisión preventiva.

¿Cuál fue la consecuencia?

Estas reformas, sumado a la presión pública y al deterioro de la calidad de trabajo del sistema, hizo que hoy día por regla general los delitos de pena de crimen tienden a quedar muy automáticamente en prisión preventiva con poca discusión. En segundo lugar, delitos que eventualmente no son de crimen pero que tienen alta connotación pública y generan escándalo, también van a quedar normalmente en prisión preventiva porque son pocos los jueces que en un escenario de mucha presión pública tienen la suficiente independencia para decir que no. Si la niegan, tienen una alta probabilidad de que eso sea revertido por la Corte de Apelaciones. Y, obviamente, si tienes el combo de un delito de gravedad con harta connotación pública es bien automático que va a quedar en prisión preventiva.

¿Cuáles han sido los efectos?

La Defensoría Penal Pública viene documentando hace bastante tiempo que todos los años estamos con cerca de tres mil personas que estuvieron en prisión preventiva y que luego no son condenadas.


✌️ Gracias por leer Más allá del titular esta semana.

Tus sugerencias de temas que te llamen la atención y comentarios puedes enviarlas a matiasjarah@pm.com.

Hasta la próxima,

Matías Jara

Leave a Reply