Carabineros se ve forzado a entregar cifras sobre las municiones usadas entre 2018 y 2019

La policía uniformada tuvo que entregar la información -tras decisión del Consejo para la Transparencia- de todas las municiones utilizadas entre 2018 y 2019, incluyendo el cartucho calibre 12, utilizado para “disolver manifestaciones”. Sólo en esa munición hay una diferencia de abismal entre cada año: Si en 2018 se utilizaron 2.484 catuchos lleno de perdigones, en 2019 esa cifra alcanzó los 152.245; sólo en el mes de octubre del año pasado se utilizaron 104.341 cartuchos. Algo así como 1.2 millones de perdigones.

La información -auto reportada por la institución y que fue publicada en CIPER Chile– indica que, en comparación con el mismo mes de 2018, en octubre de 2019 también se dispararon más cartuchos de 9mm: 419 (el año anterior se habían usado 289). Asimismo, aumentó el uso de la munición .38 (de 29 a 77 unidades), pero bajó el de los cartuchos calibre 12 con perdigón de plomo N° 4 (de 40 a 8).

Haz click en la imagen para revisar el detalle, por tipo de munición, mes y año.

En el mes de octubre de 2019, suscitado el estallido social, se registraron 126 personas con traumas oculares y 276 alegaban laceraciones múltiples en otras zonas de su cuerpo, debido a perdigones. Además, otras 38 habían sido heridas a bala, según reportes del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH).

¿Cómo se consiguió la información?

El 15 de enero se realizó una solicitud de transparencia a Carabineros de Chile y a la Policía De Investigaciones, pidiendo acceso a “la documentación que contenga el número de municiones utilizadas en procedimientos entre los años 2018 y 2019, sea en operativos o en cualquier otra situación de servicio, desglosado por mes y tipo de munición”.

La idea era medir en un período acotado, pero lo suficientemente extenso, para medir una evolución en el uso de armamento por parte de las policías chilenas. En especial tras los cientos de casos por traumas oculares y daños corporales sufridos durante el estallido social de octubre pasado.

En respuesta a la solicitud, en el mes de febrero del 2020, Carabineros deniega la información acusando que la información solicitada era parte de “documentos secretos”, porque “cuyo contenido se relaciona directamente con la seguridad del Estado, defensa nacional y el orden público”. En el fondo, la institución dijo que los antecedentes requeridos producirían un resultado dañoso, y que dicho daño resulta suficiente para justificar la reserva.

“develar su contenido específico referido indirectamente a la descripción detallada del tipo de armamento que usa Carabineros de Chile en el ejercicio de sus funciones, aumenta la sensación de inseguridad entre los particulares y afecta el futuro desempeño de los funcionarios y de las Unidades y Reparticiones. Asimismo, entregar información relativa a las municiones, permite evidenciar alteraciones cualitativas en la capacidad de fuego del órgano policial, poniéndose en riesgo eventualmente determinadas actividades o planes de acción frente a grupos criminales o en situaciones de alteración del orden público”

Argumento utilizado por Carabineros para denegar la información

Esta reclamación de Carabineros fue desestimada por el Consejo para la Transparencia, organismo a donde se acudió tras la negativa. Para el organismo, “no basta con invocar una causal de secreto o reserva para eximir al órgano reclamado del cumplimiento de su obligación de entregar la información requerida, sino que, además, debe indicar los hechos que la configuran y aportar los antecedentes específicos que acrediten la afectación a los bienes jurídicos respectivos, circunstancias que no se advierten en la especie. En efecto, el órgano no especificó en forma concreta, ni detalló de qué manera la entrega de los antecedentes requeridos podría generar la afectación alegada, de conformidad a lo dispuesto en el artículo 21 N°1 y N°3, de la Ley de Transparencia, limitándose a consignar situaciones genéricas, hipotéticas y subjetivas, sin detallar, de manera específica, la forma en que la publicidad del numero de municiones podría aumentar la sensación de inseguridad, afectar el desempeño de sus funcionarios, divulgar la capacidad de fuego de la organización, impedir que se apliquen técnicas o tácticas adecuadas, o alterar el orden público. En consecuencia, este Consejo desestimará dichas alegaciones” (Ver documento).

Y es así como lo ha dictaminado el mismo Consejo y ha sido ratificado por distintos casos en las Cortes de Apelaciones de Santiago: “Señalar que el criterio utilizado exige determinar el elemento que se viene señalando con la debida especificidad, pues la confidencialidad no se presume, solo así se podrá aquilatar que los daños que la publicidad provoque o pudiera causar sean superiores al perjuicio que genere su secreto”.

Revisa más casos como estos en la sección de transparencia.