Estado de Chile paga $500 por mascarillas que antes costaban $13

Los registros de compras públicas muestran alzas desmedidas en los precios de elementos de protección personal (EPP) tras la irrupción de la pandemia en Chile. Un ejemplo: mascarillas de iguales características antes costaban $13 cada una y hoy ascienden a $500. Además, los proveedores se restringieron a un puñado de empresas. Tanto la escalada de precios como la forma de compra (trato directo), además de la disminución de los oferentes, motivó una denuncia ante la Fiscalía Nacional Económica (FNE) presentada por los colegios de Matronas y Químicos Farmacéuticos. Abogado que hizo la presentación informa que la FNE está revisando los antecedentes de las adquisiciones.

Guantes de uso médico, mascarillas desechables, pecheras plásticas y visores de protección facial. Estos son algunos “Elementos de Protección Personal” (EPP) utilizados por el personal de salud para evitar el contagio de Covid-19. La revisión de los registros de compras públicas indica que, tras la irrupción de la pandemia, el precio de algunas de estas unidades se disparó. Por ejemplo, CIPER constató compras de mascarillas realizadas al final de 2018 por las que se pagó $13 por unidad, mientras que en febrero de 2020, cuando el país se preparaba para enfrentar la pandemia, se cancelaron hasta $500 por productos de iguales características.

Aunque las alzas pueden ser efecto de las limitaciones a nivel mundial para encontrar estos productos en el contexto de la pandemia, la aguda escalada de precios y la reducción de los proveedores a un puñado de empresas, motivó una denuncia ante la Fiscalía Nacional Económica (FNE). Será la FNE la que determine si esto se debe a las restricciones del mercado o a una conducta abusiva.

Los datos fueron proporcionados a la FNE por los colegios de matronas y de químicos farmacéuticos y bioquímicos. Incluyen compras de mascarillas, guantes y alcohol gel. La FNE se encuentra analizando los antecedentes de estas compras para determinar si inicia un proceso formal de investigación, según informó el abogado del Colegio de Matronas, Jaime Gajardo .

Los registros aportados por las dos órdenes gremiales a la FNE y revisados por CIPER, indican que  a finales de 2018 la Central Nacional de Abastecimiento (Cenabast) licitó la compra de casi 9 millones de mascarillas a un valor de $12,80 por unidad. La oferta más alta que se presentó en esa ocasión fue de $21. Muy lejos de los valores registrados en la compra realizada en febrero de este año a través de “trato directo” (sin licitación), cuando se compraron 2,2 millones de mascarillas a un precio unitario de $500 (vea aquí el contrato de 2018 y acá el de 2020).

El “trato directo” es una modalidad de compra excepcional, en la que se negocia directamente con un proveedor, sin que concursen otros oferentes. Los organismos estatales sólo pueden utilizar esta vía en casos de emergencias o fuerza mayor. La crisis sanitaria del Covid-19 es, claramente, una de estas situaciones y ha forzado a la Cenabast a negociar directamente con los proveedores.

El director de la Cenabast, Valentín Díaz, ha reconocido las dificultades que ha tenido el organismo en el último período. De hecho, el pasado 15 de mayo, comentó en Cooperativa sobre las diferencias de precios que se han registrado, poniendo como ejemplo la mascarilla de tres pliegues, producto que subió a cerca de los mil pesos. “Eso es por las especulaciones que se produjeron a nivel mundial”, dijo. En todo caso, señaló que “los precios han caído desde comienzos de abril”, aunque sostuvo que seguían “muy lejanos a la situación normal del mes de noviembre”.

Sin embargo, llama la atención la necesidad de acudir a la modalidad de “trato directo”, teniendo en cuenta que mascarillas de este tipo estaban disponibles en el catálogo de Convenio Marco, donde distintos proveedores previamente inscritos ofrecen el producto, a la mitad del precio del contrato antes mencionado. Es más, según la resolución afecta N°65, donde se justifica la compra a través de “trato directo” de estas mascarillas, no se menciona si se revisó el catálogo de Convenio Marco. Tampoco se informa si los proveedores inscritos en ese catálogo no tenían el stock, por lo que no queda claro por qué se utilizó el “trato directo” en lugar del Convenio Marco.

Pero las alzas no sólo se registran en la modalidad de “trato directo”. En algunas licitaciones públicas también se han visto amplias diferencias de precios y, además, reducción de los oferentes. Katiuska Rojas, presidenta del Colegio de Matronas Metropolitano, una de las entidades que presentó estos antecedentes a la FNE, dijo a CIPER: “Antes había una cantidad más diversa y amplia de proveedores que se presentaban a las licitaciones públicas, versus este periodo de crisis, que son muy pocos los proveedores”.

Rojas se refiere a la disminución del número empresas que ofertan en licitaciones públicas adjudicadas durante la pandemia. Si antes de la crisis por el coronavirus existía un promedio de 4 a 5 proveedores ofreciendo productos EPP en cada licitación, en 2020 la situación cambió drásticamente, llegando a licitaciones en las que sólo postula un proveedor.

Entre los productos adquiridos por Cenabast con amplias alzas de precios se cuentan también guantes de uso médico y alcohol gel. Guantes adquiridos en octubre de 2019 se pagaron a $13 la unidad, en circunstancias que un producto de iguales características fue adquirido en $23,4 en marzo de 2020. Alcohol gel de 70°, en tanto, fue comprado a $2,76 la unidad en octubre de 2018 y luego, en marzo de 2020, se compró un producto de las mismas características a $5,73.

Jorge Cienfuegos, presidente del Colegio de Químicos Farmacéuticos y Bioquímicos Metropolitano, aseguró a CIPER que en su gremio notaron estas alzas de manera instantánea tras los primeros avances de la pandemia: “En general, los que están encargados de las compras o de las licitaciones somos nosotros”. Así, vieron que el dinero no estaba alcanzando para lo que normalmente compraban: “Antes con la misma plata alcanzaba, no sé, para cinco mil mascarillas, por ejemplo. Y hoy les alcanza para un décimo de eso. O compran las mismas cinco mil, pero gastando el presupuesto de otras cosas”, asegura.

Esta situación llevó a los colegios de Matronas y de Químicos Farmacéuticos y Bioquímicos a presentar la denuncia a la Fiscalía Nacional Económica, para que se investigue si “las empresas proveedoras de elementos de protección personal (EPP), han celebrado acuerdos colusorios para repartirse el mercado de suministros de insumos médicos a la Cenabast”.

En concreto, lo que se pide es investigar si existen antecedentes que permitan configurar alguna de las siguientes figuras:

  • Posición dominante del oferente.
  • Superación del umbral “permitido” en el precio.
  • La ausencia de costos razonables que justifiquen el aumento.

Cenabast, argumentan las órdenes gremiales denunciantes, esta obligada a comprar estos insumos para el pleno funcionamiento de la red sanitaria durante la pandemia. Esto, dice la presentación hecha a la FNE, podría poner al proveedor en una posición dominante: “Puede abusar para obtener precios excesivos”.

Jaime Gajardo, abogado regional del Colegio de Matronas, dijo a CIPER que estos aumentos pueden tener una explicación de mercado: “Eso es justamente lo que queremos que la FNE investigue, si su explicación es por cuestiones objetivas del mercado o si hay algún tipo de atentado a la libre competencia acá”.

Según el abogado, la FNE recibió la denuncia y abrió una carpeta investigativa: “Esto quiere decir que investiga los antecedentes, pero aún no formaliza la admisibilidad (de la denuncia). Están en la etapa previa, revisando los antecedentes, para saber si hay efectivamente suficiente contundencia para iniciar una investigación”.

Publicado originalmente en CIPER Chile.