El empinado camino de la ANFP para concretar su plan soñado

La ANFP quiere tapar las falencias estructurales para evitar malas prácticas del pasado. Para ello está trabajando en un ambicioso plan que busca mejorar el espectáculo por completo.

La desgracia que vivió la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) tras la caída de Sergio Jadue Jadue es una herida que aún no cierra en Quilín. La directiva liderada por Arturo Salah se ha dedicado a resolver problemas sobre el camino, en su mayoría provocados por los malos manejos monetarios y dirigenciales que tuvo la Corporación:

Tuvimos que ver precisamente cuáles son las falencias, que advertimos y que existen en la administración del fútbol. Muchas vienen desde hace bastante tiempo y se profundizaron en el período de Sergio Jadue”, dice Sebastián Moreno en entrevista a AS Chile.

Para ello la ANFP ha ideado un plan estratégico que busca asentar bases sólidas para que el futuro del fútbol chileno, tanto a nivel dirigencial y deportivo, tenga un mejor pasar. Este ambicioso plan busca que de aquí al 2018 se puedan concretar estas políticas, que fueron establecidas en mesas de trabajo donde participaron todos los miembros del Consejo de Presidentes.

Sin embargo, no será tan simple como implementar las reglas internas y cambiar uno que otro marco regulatorio. Necesitarán de la ayuda y trabajo en conjunto de distintos estamentos públicos, que tendrán que poner de su parte para poder implementar este plan colosal: desde el Ministerio de Transporte y Comunicaciones, en términos de movilización de los hinchas, hasta Intendencias, Estadio Seguro y el mismo Ministerio del Deporte que apoyan regularmente en la logística del fútbol nacional.

Hasta ahora, reconocen en la ANFP, aún no se han realizado estos acercamientos con las autoridades, pero están confiados que cuando lo hagan no existirán inconvenientes para avanzar hacia el objetivo de tener un mejor espectáculo del fútbol.

¿Cuáles son los principales objetivos de este plan?
Este plan estratégico contempla tres fundamentales: sentar las bases, potenciar la actividad y crecer. Claramente, en su primera etapa, tenemos que crear y establecer las bases de los cuerpos legales que rigen la actividad. Esto son los estatutos, reglamentos y las bases de los torneos.

¿Existe un plazo para realizar esta primera etapa?
Tenemos que de aquí a que termine nuestro período, incluso antes. Ahí habría que dejar un cambio integral de todos los cuerpos legales que rigen al fútbol para que estos conversen entre sí y no existan discrepancias entre uno y otro. De aquí al próximo año ya deberían estar todas las modificaciones a nuestros cuerpos legales.

Esto va ir más allá del período de esta directiva ¿Cómo se puede asegurar que esto se cumpla?
Se requiere de un programa de seguimiento y cumplimiento del plan, que pasa por ir monitoreando permanentemente el cumplimiento de los objetivos parciales y establecidos en el cronograma. Este plan no va tener buenos resultados si no somos capaces de ir impulsando las debidas reformas.

Usted dice que el plan contempla un cambio en los cuerpos legales ¿No estaban claros?
Claramente no. No había control. Ha sido materia detectada por auditorías, tribunales y nosotros mismos. Los campos de acción en distribución de dinero y facultades de firmas de contrato, entre otras temáticas. No estaba claro quiénes podían, debían o no realizar cierto acto o actuaciones.

¿Era muy interpretable?
Absolutamente. Entonces lo que se pretende es normar y regular la actividad para que en el futuro, los distintos intervinientes tengan claridad cuál es su marco de movilidad y sus facultades.

En este plan se revisaron varias ligas modelo, ¿cuál era la idea detrás de esta revisión?
Analizamos muchísimas ligas de alrededor del mundo. Principalmente las más exitosas: española, alemana, inglesa, MLS, mexicana y colombiana. Fuimos a varios lugares a entender bien el concepto de espectáculo y administración. Además, analizamos distintos marcos regulatorios en cada uno de estas ligas. Y no sólo revisamos ligas de fútbol, también otros espectáculos como el básquetbol en Estados Unidos. La idea era entender cómo poder regular esta actividad en general, desde lo administrativo pero también diseñando las estrategias de desarrollo.

Y según las conclusiones que tuvieron, ¿con qué aspectos se quedan de cada liga?
No es cortar y pegar. Es decir, que vayamos a copiar un sistema de acá y ya está. Pero lo principal es el robustecimiento de las obligaciones que tienen los clubes de informar a la ANFP sus distintos movimientos, estados financieros, presupuestos y mallas societarias. Todo esto cae dentro del gran paraguas del licenciamiento de clubes.

¿Pero no podría destacar algunos aspectos de cada liga que le gustaría ver acá?
Más allá de decir cuáles son los tópicos fundamentales de la liga mexicana u otra, lo que queremos hacer es tomar estas buenas prácticas y dar una fórmula de acuerdo a nuestra realidad.

¿Y cuál es nuestra realidad?
Entendemos que el fútbol chileno no puede crecer al ritmo del fútbol español, alemán, o inglés. Hay que tomar las buenas prácticas de esas ligas, pero de ahí a pretender a llegar a los resultados que tienen ellos, económicos o de estructura, no es tan así. Hay que ver otras ligas, donde el PIB chileno se puede comparar con Portugal, y ellos generan mejores resultados.

¿Pero sirvió para ver las fallas locales?
Claro. Tuvimos que ver precisamente cuáles son las falencias, que advertimos y que existen en la administración del fútbol. Muchas vienen desde hace bastante tiempo y se profundizaron en el período de Sergio Jadue.

¿Y cuál sería el punto principal de este plan?
Queremos llegar a lo óptimo del desarrollo del espectáculo. La experiencia hincha es desde que se sale de la casa hasta que se retorna. En ese proceso encontramos dificultades que existen en cuanto a la facilidad para comprar tickets, llegar por transporte público o privado, estacionamientos, sentarse en el estadio, entre otras. Ahí existen muchas oportunidades de mejoras como vender o no cerveza u otro producto con el fin de hacer una experiencia más integral hacia la familia. Ahí tenemos que facilitar el arribo de espectadores. Captando gente nueva.

Pero para ello se necesita un externo, que va más allá de la ANFP…
Sin duda. Tenemos que socializarlo con las autoridades, sea el Gobierno que sea. Es un tema de Estado.

¿Y se ha hecho este acercamiento con las autoridades?
Estamos en ese proceso. Primero queremos presentar sólidamente todo el plan. No a autoridades aisladas, sino a que a todos quienes correspondan y, en base a eso, recoger sus impresiones. Pero aún tenemos que conversarlo. Tiene que ser pronto. Está en nuestra agenda.

La importancia de la hinchada en el fútbol

Los hinchas son un actor principal en el espectáculo del fútbol, sin embargo, por años han sido relegados a un lugar secundario en las discusiones del deporte. Las razones son variadas, aunque la principal es por los problemas que ocasionan los barras bravas. Una situación que quiere ser controlada, mejorando la relación que tiene la hinchada de cada club con los propietarios de la sociedad anónima.

Hinchas de Universidad de Chile.

Ampliar

Universidad de Chile vs Cobresal, campeonato de Clausura 2016/17 Hinchas de Universidad de Chile.

¿Cuál es el rol del hincha en todo este plan?
La consideración del hincha debe ser muy importante. Los clubes deben tener una instancia de relación con sus hinchas.

¿Cuál es la opinión que tiene la directiva sobre la integración de los hinchas en comisiones dentro de los clubes?
Hay ejemplos muy buenos de participación de hinchas, donde una agrupación organizada de hinchas que se relacionan directamente con el club o su administración. Esta participación entendemos que debe ser activa con asistencia al estadio, organización y más. Esto va a virar hacia una mejor comunicación y calidad del espectáculo. Cosa distinta es que, de acuerdo a las decisiones económicas que tomen los propietarios de las sociedades, tengan que socializarse siempre con la hinchada.

¿Debería la hinchada organizada ser partícipe de las decisiones que se toman a nivel societario de los clubes?
Para participar en un modelo societario hay que tener una participación económica. Salvo de las Corporaciones, que es otro modelo. Pero al final del día, quien toma las decisiones es la administración del club. Pero esta directiva cree que deberían tomarse en cuenta a los hinchas organizados.

¿Y quizás tener un modelo como el alemán, donde los hinchas sí tienen poder de decisión en los clubes?
Alemania tiene una realidad a estudiar muy interesante. Distinta. Ahora, nosotros no tenemos mayores temáticas relacionadas con las agrupaciones que adquieren -válidamente y cumpliendo con la normativa legales- la administración de una organización deportiva. Estoy de acuerdo que tiene que existir una instancia de comunicación entre administración e hinchada.

La ANFP también tuvo que hacerse cargo del problema con la hinchada nacional tras las continuas sanciones y que llegaron a la suspensión del Estadio Nacional ¿Cómo superaron esta situación?
Nosotros tuvimos que lidiar con las sanciones por los cánticos considerados discriminatorios. Lo que hicimos como ANFP fue desplegar toda una campaña comunicacional y está dando resultado. Contra Venezuela fue el primer partido que no nos multan o amonestan, igual que contra Argentina.

¿No ve un trato injusto frente a Chile? En Argentina los insultos fueron igual o peores, por ejemplo.
A Chile le sucedió lo mismo, pero como fue repetitivo llegó el llamado de atención y la suspensión. Chile es la segunda más multada del mundo y en esa repetición es lo que terminó con la suspensión del estadio.

¿Y existe una autocrítica por parte de la ANFP por no haber llegado a tiempo y prever la situación de los cánticos discriminatorios?
Existe una autocrítica de no haber llegado con el mensaje claro y potente. Entendemos que hay distintas realidades y situaciones que afectan a esta parte del continente y que sin duda hay actos que son discriminatorias. Lo importante es que seamos capaces de transmitir el mensaje, que va mucho más allá de si nos sancionan o no el estadio: En Chile, hoy, no está permitido acciones discriminatorias.