El “crédito” de US$1 millón que le entregó la ANFP a Sampaoli sin garantía

El fin del contrato de Sampaoli como DT de la Roja fue presentado como un round largo y conflictivo. Una prueba de fuerza con la que supuestamente el nuevo timonel de la ANFP, Arturo Salah, comenzaba a cerrar el capítulo negro de Sergio Jadue. Pero los detalles de ese finiquito revelan que la ANFP le pagó $793 millones por sobre lo que correspondía como indemnización legal. De esa cifra, el DT debiera devolver $730 millones cuando tenga trabajo. Pero no hay ningún documento que garantice legalmente ese reintegro. Una duda subsiste: ¿a cuenta de qué se le dio ese crédito sin intereses?

La Asociación Nacional de Fútbol (ANFP) no tiene en su poder ningún documento que obligue legalmente a Jorge Sampaoli a devolver los $730 millones (US$1 millón, al valor de enero de 2016) que le pagaron junto con su indemnización y que supuestamente el entrenador reintegrará cuando encuentre un nuevo trabajo. El reembolso de este dinero, que corresponde a más de la mitad del total que recibió al poner fin a su relación laboral con la asociación, pende únicamente de la buena fe del director técnico. La única carta que tiene la ANFP en su mano es que en el finiquito firmado por ambas partes se menciona un acuerdo para que Sampaoli reintegre el dinero. Pero, según confirmó a CIPER un alto dirigente de la asociación, ese documento no constituye garantía alguna para forzar la devolución.

Ejecutivos que tuvieron acceso a los pagos que hizo la ANFP a Sampaoli mientras este se desempeñó como DT de la selección, confirmaron a CIPER que la cifra de su finiquito sobrepasa al menos en $793 millones lo que efectivamente le correspondía como indemnización legal.

Los mismos ejecutivos corroboraron que hasta mayo de 2015 la mitad del sueldo del entrenador se pagó como “derechos de imagen”. Y confirmaron que se hizo así para rebajar impuestos. Los pagos los hizo la ANFP a una sociedad que Sampaoli constituyó en el paraíso fiscal de Islas Vírgenes. Ese dinero se depositaba cada mes en una cuenta de una sucursal del banco suizo UBS en Estados Unidos. Estos pagos eran tramitados, en representación de Sampaoli y de sus colaboradores (Sebastián Becaccece y Jorge Desio), por el abogado Álvaro Rosenblut, socio del bufete Albagli Zaliasnik.

Arturo Salah

Arturo Salah

El acuerdo que puso fin a la gestión de Sampaoli en la Roja fue suscrito el 19 de enero pasado por el entrenador y el presidente del fútbol profesional, Arturo Salah, y significó un pago para el entrenador de $1.342 millones. Así lo acreditó la semana pasada un artículo deThe Clinic que difundió copias de los tres cheques que suman ese monto y que fueron entregados por la ANFP al director técnico. La versión oficial de la asociación para explicar esa cifra indicó que el argentino había renunciado a la totalidad de sus premios por el título de la Copa América, que sumaban unos US$2,8 millones.

Los dineros pagados a Sampaoli, según la declaración que publicó en enero el propio sitio web de la ANFP, incluyeron “indemnizaciones legales, que comprenden vacaciones, remuneración por los días de enero y premios que se le adeudaban por los últimos partidos clasificatorios”. Pero estos ítems solo suman $612 millones, por lo que aún no se explica a título de qué la ANFP le entregó los restantes $730 millones (un millón de dólares, según el cambio de la época), como una suerte de “crédito” sin interés, bajo el compromiso incierto de que el entrenador debe restituirlos cuando encuentre un nuevo empleo.

Ejecutivos que conocieron las cuentas entre la ANFP y Sampaoli, señalaron a CIPER que el último sueldo mensual que recibió el director técnico fue de US$158.333 líquido. Efectivamente, esa es la cifra contenida en el aumento de sueldo que Sergio Jadue pactó con Sampaoli en mayo de 2015 y que estaba vigente a la fecha en que se firmó el finiquito. Al cambio del 19 de enero de este año, ese monto en dólares equivalía a $115 millones mensuales (cerca de $120 millones bruto).

Al desvincularse de la asociación, el director técnico debió recibir una indemnización de tres sueldos por sus tres años de servicio en la selección chilena ($360 millones), un sueldo por vacaciones pendientes y el pago correspondiente a los 18 días que trabajó en enero ($69 millones). Esto da un total de $549 millones. Sin embargo, la ANFP le entregó $793 millones adicionales, los que se desglosarían en $63 millones por saldos de premios pendientes de partidos clasificatorios y los ya mencionados $730 millones correspondientes a una suerte de “préstamo” hasta que encuentre un nuevo trabajo.

La sospecha que circula entre los dirigentes del fútbol, es que los $730 millones adicionales encubren el pago de una parte de los premios de la Copa América. La ANFP ha defendido este acuerdo señalando que fue beneficioso para el fútbol nacional, pero sin entregar detalles que avalen esa afirmación.

En una entrevista concedida a El Mercurio de este domingo 24 de abril, Arturo Salah nuevamente le hizo una finta a este tema: “Lo que firmamos fue un arreglo conveniente para la ANFP por el riesgo patrimonial que había”, dijo Salah, evitando entrar en detalles. De esta forma, se alineó con lo que ya había declarado el vicepresidente de la ANFP, Andrés Fazio, quien señaló que esa asociación podía perder hasta US$10 millones si llevaba a juicio a Sampaoli, aunque nunca se ha explicado la razón de tan nefasto pronóstico legal.

Una declaración que la ANFP envió en respuesta a las consultas de CIPER, por medio de su agencia de comunicaciones, tampoco despeja estas incógnitas: “La negociación final con Sampaoli resguardó los intereses de la ANFP, disminuyendo los riesgos que representaba pagar un monto mucho mayor a raíz de los complejos contratos firmados anteriormente (entre el DT y la asociación)”. Esta respuesta insiste en que hay un “mutuo acuerdo” entre Sampaoli y la ANFP que obligaría al ex entrenador a devolver el millón de dólares cuando firme un nuevo contrato, pero no se hace cargo de la consulta de fondo respecto de la existencia de documentos que establezcan una garantía para asegurar ese reembolso.

LA RUTA DEL DINERO

Para manejar su dinero, Jorge Sampaoli resultó ser tan obsesivo como lo es para analizar el fútbol y siempre se preocupó de manejar sus remuneraciones directamente con el ex presidente de la ANFP, el defenestrado Sergio Jadue. En los tres años que el argentino dirigió la Roja consiguió modificar en siete ocasiones el contrato para reajustar sus ingresos. No obstante, hay un documento que firmó Jorge Sampaoli con el ex mandamás de la ANFP que no se ha hecho público y al que CIPER tuvo acceso. Se trata de un “precontrato de trabajo” firmado el 21 de noviembre de 2012 por Jadue y el cuerpo técnico, y que demuestra que el monto originalmente pactado como sueldo fue dividido después en dos contratos diferentes, con el objeto de rebajar el pago de los impuestos.

Sergio Jadue

Sergio Jadue

En el precontrato (vea acá ese documento) los tres integrantes del cuerpo técnico aparecen como personas naturales y se establece un pago total por remuneraciones de US$900 mil líquidos anuales y otros US$900 mil por los derechos de imagen. Nada de eso se hizo. Se optó por suscribir dos contratos distintos: uno laboral y otro por derechos de imagen. Sólo en el primero, Sampaoli y sus ayudantes figuran como personas naturales. En el segundo aparecen sus sociedades constituidas en Islas Vírgenes: Alta Lake Investing (Sampaoli), Greenboro Investors(Becaccece) y James Bay Investors (Desio).

Los pagos efectuados a las sociedades constituidas por los miembros del cuerpo técnico en un paraíso fiscal, fueron revelados por CIPER en diciembre pasado (vea el reportaje “ANFP paga US$500 mil al SII por contrato con sociedad de Sampaoli creada en paraíso fiscal). Luego,The Clinic expuso íntegramente el contrato entre la ANFP y estas sociedades.

Para cobrar los montos comprometidos en este contrato por derechos de imagen, que encubría el pago del 50% de las remuneraciones del cuerpo técnico para evitar el pago impuestos, Sampaoli contó con los servicios del abogado Álvaro Rosenblut.  En los últimos días hábiles de cada mes, Rosenblut enviaba a la ANFP un correo electrónico con una factura para cobrar la “comercialización y licencia de derechos de imagen” de cada uno de los miembros del cuerpo técnico (vea las facturas de las tres sociedades).

En los correos, que CIPER tuvo a la vista, Rosenblut indicaba cómo realizar el pago y pedía que, una vez efectuada la transferencia, se le notificara a través de un e-mail,en el que debía incluirse “el código de rastreo y número de la nota de depósito”. CIPER intentó comunicarse durante tres días seguidos con el abogado Rosenblut, dejando cada vez mensajes en su oficina, pero no obtuvo respuesta.

Los pagos solicitados por Rosenblut se hacían a nombre de la sociedad de Sampaoli constituida en Islas Vírgenes, pero el dinero se depositaba en una cuenta de la sucursal del banco suizo UBS ubicada en la ciudad estadounidense de Stamford. Así lo indican los datos contenidos en los formularios enviados por Rosenblut a la ANFP para hacer las transferencias.

anfpEl UBS es el mismo banco donde Sergio Jadue tenía los US$2,2 millones que recibió en coimas por los derechos televisivos y comerciales de las copas América, América Centenario, Libertadores y Sudamericana (vea el reportaje de CIPER “Acuerdo de Jadue con Fiscalía incluye incautación de hasta US$ 2,2 millones y cuenta en banco UBS”).

El sistema de pagos dirigidos a las sociedades creadas en Islas Vírgenes funcionó hasta mayo de 2015. En esos días, una asesoría tributaria contratada por la ANFP indicó que el Servicio de Impuestos Internos (SII) podía sancionar gravemente este vínculo contractual, ya que disfrazaba el pago de remuneraciones y premios como “derechos de imagen”, rebajando el pago de impuestos de manera indebida (vea el reportaje de CIPER “La operación relámpago de la ANFP para evitar otro round con el SII).

Por esta razón, a contar de mayo del año pasado, se finiquitó el contrato con estas sociedadesoffshore y se unificaron todas las remuneraciones en un solo contrato laboral. En esta normalización, Sampaoli aprovechó de negociar otro aumento de sueldo, el que además incluyó un nuevo reajuste a partir de diciembre de 2015. Así se llegó a la cifra de US$158.333 líquidos mensuales que el entrenador cobraba al momento de su finiquito.

Aunque el nuevo directorio de la ANFP que encabeza Arturo Salah ha manifestado su sorpresa por el déficit de $ 9 mil millones que dejó la gestión de Sergio Jadue, lo cierto es que al menos desde agosto de 2015 todos los dirigentes del fútbol estaban en conocimiento de esas cifras. Ese mes se expusieron, primero ante el directorio y luego frente al Consejo de Presidentes, las cuentas de la corporación, donde ya se proyectaba que a diciembre de 2015 el déficit sería de $4 mil millones. Eso, sin contar los premios de la Copa América para los jugadores, que sumaban otros $5 mil millones. Además, todavía estaba pendiente el pago de más de $4 mil millones por los premios para el cuerpo técnico por el título del torneo continental, monto que finalmente no se pagó.

CIPER tuvo a la vista el informe de las finanzas de la ANFP que se presentó al directorio y al Consejo de Presidentes en agosto de 2015. Allí están incluidas las cuentas hasta el 31 de julio y su proyección hasta diciembre de ese año. En el detalle que explicó el millonario déficit que ya afectaba a la ANFP, se informó que cerca de $1.300 millones se debían al aumento de sueldo para el cuerpo técnico pactado en mayo de 2015.

En el informe que fue leído a los dirigentes de todos los clubes se señalaba expresamente que uno de los factores que gatillaron el déficit fue el “incremento de sueldo del cuerpo técnico de la selección absoluta” por $960 millones. También se informó que esto traía aparejado un incremento de $400 millones en los impuestos que debían pagarse por los reajustes de las remuneraciones de Sampaoli y sus colaboradores.

Sebastián Beccacece, Jorge Desio y Jorge Sampaoli

Sebastián Beccacece, Jorge Desio y Jorge Sampaoli

Finalmente, el déficit también fue acrecentado por US$500 mil ($350 millones) que la ANFP debió pagar al SII a fines del año pasado. Con ese monto se rectificaron los impuestos impagos de las remuneraciones del cuerpo técnico que habían sido encubiertas como “derechos de imagen” y pagadas a las sociedadesoffshore de Sampaoli y sus ayudantes.

De esta forma, de los $9 mil millones de déficit que declara la ANFP, unos $1.700 millones corresponden a dineros relacionados con pagos para Sampaoli y su cuerpo técnico: $960 millones de aumento de sueldo en 2015, $400 millones en impuestos asociados a ese incremento de remuneraciones y $350 millones por la rectificación tributaria del contrato irregular por “derechos de imagen”.

Tras revisar el informe financiero expuesto al Consejo de Presidentes en agosto de 2015, tampoco se explica el asombro que han manifestado los actuales dirigentes por la contratación de abogados estadounidenses para representar a Sergio Jadue y a la ANFP en el juicio por los sobornos de la Confederación Sudamericana de Fútbol. En la misma presentación se expuso a todos los dirigentes de los clubes que parte del déficit se debía al pago de $149 millones para estos abogados (vea el reportaje de CIPER “La asesoría jurídica que contrató Jadue con platas de la ANFP para su defensa en EE.UU.”).