La asesoría jurídica que contrató Jadue con platas de la ANFP para su defensa en EE.UU.

En junio pasado, cuando Sergio Jadue ya sabía que era investigado por el FBI, el entonces presidente de la ANFP contrató un bufete estadounidense para organizar su defensa. El contrato era por US$250 mil y estipuló que Jadue sería defendido aún cuando dejara la testera de la asociación. El bufete niega haber prestado ese servicio, del que no hay registro, pero la nueva directiva reconoce que se pagaron de sus arcas US$105 mil. Tampoco hay respaldo de la asesoría de Sampaoli al INAF que costó US$200 mil. Ambos contratos son cuestionados por el Ministerio de Justicia y pueden terminar en tribunales.

Dos son los contratos que encendieron las alarmas en el Ministerio de Justicia cuando sus funcionarios revisaron las cuentas de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP). En ambos detectaron una posible lesión al patrimonio de la asociación, por lo que exigieron a la nueva directiva, presidida por Arturo Salah, que informe sobre los alcances de esos contratos y que se querelle en caso de que se constaten irregularidades. En el primero, la acción judicial podría afectar al ex presidente de la entidad, Sergio Jadue. El segundo conduciría a la ANFP a un nuevo round con Jorge Sampaoli después de la dura negociación por el término de su labor.

El primero de estos contratos es el que la ANFP firmó con el bufete de abogados estadounidensesChaffetz Lindsey LLP y el co-consultor Martin J. Auerbach, por US$250 mil. Este fue el monto por el que se contrató una consultoría jurídica que debía determinar cómo podía afectar a la ANFP y a Sergio Jadue en particular la investigación de la Fiscalía de Estados Unidos sobre los sobornos a los dirigentes de la FIFA y Conmebol. Lo que llamó la atención de los funcionarios de Justicia es que la prestación beneficiaría a Jadue aún cuando ya no ostentara el cargo de presidente del fútbol chileno (Ver contrato). A la luz de lo que hoy se sabe, Jadue lo firmó sabiendo que era culpable y que estaba siendo investigado por el FBI, por lo que tenía claro que este sería un servicio pagado con platas de la ANFP y que solo lo beneficiaría a él.

El segundo contrato que está en la mira del ministerio es el que estipuló un pago de US$200 mil a Jorge Sampaoli para que revisara la malla curricular del Instituto Nacional del Fútbol (INAF). Hay indicios contundentes de que el entrenador no realizó la labor en los términos pactados, por lo que en el Ministerio de Justicia han pedido que la ANFP acredite que los servicios efectivamente se realizaron (ver reportaje CIPER “Ultimátum de Justicia: La ANFP cuadra la caja o se querella por las platas ‘perdidas’).

Dos miembros del actual directorio de la ANFP -Juan Carlos Silva y Andrés Fazio- informaron a CIPER que, aunque siguen rastreando la documentación interna, no hay pruebas de que Sampaoli haya cumplido con los servicios para el INAF descritos en el contrato. Por eso, es altamente probable que la ANFP vuelva a enfrentarse con Sampaoli por la eventual restitución de los US$200 mil. Incluso, apurada por el Ministerio de Justicia, podría llevar el tema hasta los tribunales. De lo contrario, la secretaría de Estado podría actuar contra el actual directorio de la asociación por no cautelar el patrimonio de la ANFP. La asociación es una corporación sin fines de lucro bajo la tuición del Ministerio de Justicia y, por lo mismo, debe responder todos sus requerimientos.

Andrés Fazio, vicepresidente de la ANFP

El Ministerio de Justicia también pide que la ANFP aclare si efectivamente fueron restituidos los pagos que recibió el directorio de Sergio Jadue. La secretaría de Estado estimó que esos desembolsos eran improcedentes, por tratarse del directorio de una corporación sin fines de lucro, y ordenó su reintegro.  Juan Carlos Silva dijo a CIPER que, salvo el caso de Jadue, todos los restantes miembros del directorio que encabezó el calerano ya restituyeron el dinero, operación que se completó el viernes 15 de enero, cuando el ex secretario general de la ANFP, Nibaldo Jaque, depositó poco más de $8 millones en las cuentas de la ANFP.

Respecto de los $34 millones que Jadue debe restituir por estos pagos improcedentes, el vicepresidente de la ANFP, Andrés Fazio, señaló a CIPER que en los registros de la asociación sólo figura el ingreso de un cheque del ex presidente por ese monto, pero que nunca se cobró. El cheque, dijo, no lo han podido encontrar en la ANFP.

Juan Carlos Silva, actual director de la ANFP, dijo que espera concordar esta semana con su contraparte del Ministerio de Justicia cuál es la vía que deben utilizar para comunicarse con Jadue, a objeto de pedirle que deposite el dinero para subsanar el problema. Sergio Jadue está bajo protección de las autoridades de la justicia de Estados Unidos, por lo que Silva indicó que desean aclarar si para comunicarse formalmente con él deben hacerlo por medio del consulado o por otra vía.

Andrés Fazio dijo a CIPER que el extraviado cheque de Jadue fue fechado en septiembre. Por ello, señaló que aunque lo encontraran, no podrían depositarlo, debido a que ya caducó. La explicación que han recibido sobre las razones por las que no se cobró el documento cuando fue emitido, sostuvo Fazio, apunta a que se resolvió guardar el documento a la espera de la resolución definitiva de la apelación que el mismo Jadue hizo frente al dictamen del Ministerio de Justicia que exigió la restitución de los fondos.

Por todas estas razones, el Ministerio de Justicia ofició el viernes 15 de enero a la ANFP para que en un plazo de diez días hábiles clarifique sus cuentas y verifique si los contratos con Sampaoli y los abogados de Estados Unidos afectaron el patrimonio de la asociación. Ahora la pelota está en los pies de la nueva directiva encabezada por Arturo Salah. Uno de los profesionales que ha revisado las cuentas y contratos que se firmaron bajo la gestión de Sergio Jadue, comentó: “No sabemos cuántos muertos más vamos a encontrar en el clóset de la ANFP”.

Hasta el momento, la respuesta de la ANFP al ministerio ha sido parcial. El encargado de llevar la relación con esa secretaría de Estado es uno de los directores de la asociación, Juan Carlos Silva, quien informó a CIPER que el pasado miércoles 27 de enero solicitó una prórroga para recabar todos los antecedentes que se le piden.

US$105 MIL PARA ABOGADOS DE EE. UU.

En el contrato de asesoría legal firmado el 24 de junio de 2015 con el bufete Chaffetz Lindsey LLPy el co-consultor Martin J. Auerbach, se acordó que la cifra a pagar sería US$250 mil (cerca de $160 millones al cambio de esa fecha). El servicio contratado fue una consultoría sobre los alcances de la investigación del pago de sobornos en la FIFA y la Conmebol, lo que incluía la revisión de hasta 15 mil documentos de las carpetas investigativas de la acusación realizada por la fiscal estadounidense Loretta Lynch.

Sergio Jadue, ex timonel ANFP

Los abogados debían evaluar cómo estas pesquisas podían afectar a la ANFP o a su presidente Sergio Jadue. Pero la asesoría para Jadue, según dice el contrato, se realizaría aunque él ya no fuera presidente de la asociación. El propio Jadue, que en esa fecha –fines de junio de 2015- estaba en pleno conocimiento de que se le investigaba por las coimas pagadas en la Conmebol por amañar la entrega de los derechos comerciales de la Copa América, la Libertadores y la Sudamericana, es quien aparece firmando el contrato.

La firma contratada se describe como un bufete tipo “boutique”: pequeño, pero exclusivo. Fue creada en 2009 para resolver disputas en cortes de Estados Unidos para clientes “americanos o extranjeros” y cuentan con asistencia en español.

CIPER envió consultas por correo electrónico al bufete, preguntando si habían cobrado el dinero, si efectuaron los servicios descritos en el contrato, si entregaron un producto de la consultoría y quién era su contraparte en la ANFP. Aníbal Sabater, uno de los abogados que según el contrato se haría cargo del servicio, sólo respondió escuetamente: “Los servicios a que hace referencia no se llevaron a cabo y no realizamos ningún servicio profesional a la asociación o individuo a que hace referencia”.

No obstante la respuesta de Sabater, Andrés Fazio indicó a CIPER que la ANFP alcanzó a pagar un adelanto de $105 mil dólares por el contrato de los abogados (sobre $66 millones). También señaló que hasta ahora no han encontrado registro de que se ese dinero haya sido restituido, tampoco informes que sean producto de esta consultoría o de otro comprobante que acredite que efectivamente se prestó, aunque sea en parte, este servicio. Asimismo, no hay rastros de que el contrato se haya anulado, dijo Fazio. Agregó que siguen buscando en los registros de la ANFP referencias a este desembolso, pero que de persistir las dudas sobre el destino del dinero se interpondrán querellas y se intentará recuperar los fondos, porque de no hacerlo el nuevo directorio puede ser considerado por el Ministerio de Justicia como co-responsable de esta posible pérdida patrimonial de la ANFP.

CIPER verificó que ante la justicia estadounidense, Sergio Jadue es representado por William M. Brodsky, del bufete Fox, Hovan & Camerini, junto al argentino Santiago Sáenz Valiente y al chileno José Forteza Gómez. Al menos en la documentación pública del caso no aparece el bufete Chaffetz Lindsey ni Martin J. Auerbach. No es primera vez que Brodsky toma un caso relacionado con el fútbol profesional, pues ya representó a la FIFA en un polémico litigio contra Mastercard.

EL INFORME DE SAMPAOLI

El otro documento que está bajo el microscopio es un anexo del contrato de comercialización y licencia de los derechos de imagen de Jorge Sampaoli. Este contrato lo firmó la ANFP con la sociedad que ostentaba esos derechos: Alta Lake Investing Limited, constituida en Islas Vírgenes y representada por Sampaolí, quien firma el contrato. Este acuerdo por derechos de imagen en realidad encubrió el pago del 50% de las remuneraciones y premios por desempeño del cuerpo técnico de la selección nacional que encabezó Sampaoli. De esta forma, no se pagó el impuesto a la renta por esos ingresos, lo que fue sincerado por la ANFP en diciembre de 2015, cuando canceló US$500 mil al Servicio de Impuestos Internos para regularizar la situación (Ver reportaje CIPER “ANFP paga US$500 mil al SII por contrato con sociedad de Sampaoli creada en paraíso fiscal).

Jorge Sampaoli, ex entrenador de la Selección Chilena.

El anexo de ese contrato que ahora está en la mira de las autoridades fue publicadooriginalmente en The Clinic. Se firmó el 1 de julio de 2014, apenas dos días después del retorno de la Roja a Santiago tras su emocionante desempeñó en el Mundial de Brasil. El servicio que se pactó fue (Ver anexo contrato INAF):

Realizar un análisis detallado de la malla curricular de la carrera de Director Técnico impartida por el Instituto Nacional del Fútbol (INAF) y una propuesta formal de las rectificaciones y modificaciones que se deben incorporar con el objeto de fortalecer y mejorar la metodología de enseñanza (…). El informe se deberá entregar y aprobar por el INAF durante el año 2014”.

Ese contrato incluyó otros dos servicios: una clase magistral de Sampaoli a los entrenadores de Primera A y Primera B de no menos de dos horas y dos charlas de más de 45 minutos que la ANFP podría comercializar.

Tanto Juan Carlos Silva como Andrés Fazio señalaron a CIPER que hasta el momento no han encontrado registros que comprueben que estos servicios (análisis de la malla del INAF con una propuesta de rectificación, una clase magistral para entrenadores de equipos profesionales y dos charlas que serían comercializadas) efectivamente se realizaron.

El pasado 20 de enero, Martín Mihovilovic, rector del INAF, dijo a CIPER que Sampaoli solo hizo un reporte oral: “Se tuvo una conversación con ellos (el cuerpo técnico de la Roja) acerca de la dirección de la carrera. Nos dieron algunas líneas a seguir respecto de modernización del fútbol. A partir de eso, acabamos de modificar nuestros planes, incorporando los aportes de esas conversaciones, pero en general pensaron que nuestros planes eran muy completos”.

Andrés Fazio informó que en los archivos de la ANFP figura una nota de débito extendida por la sociedad constituida en Islas Vírgenes y representada por Sampaoli por US$200 mil, pero la glosa indica que se pagó por servicios que no tienen relación alguna con lo que fue contratado. El vicepresidente de la asociación se excusó de entregar detalles sobre estos servicios, pues indicó que aún están investigando y que podría entorpecer la auditoría forense sobre las cuentas de la ANFP que debía partir el martes 2 de febrero y que fue pedida en el informe del ex contralor Ramiro Mendoza.

-Las dudas que tiene el Ministerio de Justicia sobre una posible lesión al patrimonio de la ANFP en este contrato por US$200 mil con la sociedad que representa Sampaoli, ¿es una duda que el nuevo directorio comparte?

-Totalmente. No corresponde la glosa al carácter del contrato y se cancela sin haber respaldo de las acciones que se solicitaban en el contrato –respondió Fazio.

Consultado por una posible querella contra Sampaoli y los dirigentes o funcionarios de la ANFP que autorizaron esos pagos, Fazio no lo descartó. Según señaló, van a esperar el informe de la auditoría forense para interponer todas las acciones legales que resulten pertinentes.

PROBLEMAS DE CAJA

El martes 19 de enero, cuando se anunció el acuerdo para poner fin al vínculo contractual con Sampaoli, Andrés Fazio por primera vez dio luces sobre el déficit económico que enfrenta la ANFP: “Lo que se viene es aún más difícil, porque la situación económica de la ANFP es preocupante, las condiciones son muy débiles (…). Será un trabajo arduo para poder cumplir con todos los compromisos. Habrá que cuidar los recursos. Los ingresos del 2015 fueron extraordinarios y el saldo final es patético”, dijo entonces.

chile_campeónEn conversación con CIPER, Fazio entregó nuevos detalles sobre la situación de las arcas de la ANFP. Según explicó,2015 fue el año en que la asociación cosechó los mayores ingresos en toda su historia: US$50 millones (unos $35.500 millones), lo que se explica por los fondos que dejó la Copa América y que se sumaron a otros ingresos regulares, como el contrato por derechos de imagen y comercialización de la Roja, así como por la indumentaria del conjunto nacional.

Pero, el mismo Fazio informa que 2015 también fue el año en que más se gastó: US$60 millones, lo que dejó un déficit de US$10 millones (cerca de $7.110 millones) que el directorio espera superar en tres años. El dirigente señala que muchos gastos originados en 2015 no fueron provisionados, entre ellos los premios a los jugadores de la selección por el título continental que aún no se han pagado (y que suman un total de $5 mil millones).

El cuadro financiero de la ANFP se agrava si se toma en cuenta que la asociación enfrenta una serie de gastos millonarios que no estaban previstos originalmente. Uno de ellos fueron los US$500 mil (cerca de $350 millones) que pagó al SII para regularizar los impuestos que no se pagaron entre 2012 y 2014 por remuneraciones a Sampaoli camufladas como “derechos de imagen”. Ese medio millón de dólares sólo corrigió la situación hasta diciembre de 2014, por lo que todos los ingresos del cuerpo técnico de la Roja por los derechos de imagen en 2015 deben pagar el impuesto a la renta completo.

En la conversación con CIPER Fazio agregó un dato que puede reabrir las disputas con Sampaoli: la ANFP está solicitando opiniones a expertos tributarios respecto de a quién le corresponde pagar esos impuestos de 2015, si a Sampaoli o a la asociación.

Por último, en las cuentas de la ANFP no estaba previsto pagar impuestos por las utilidades que dejó la Copa América. Las ganancias que arrojó el Comité Organizador Local (COL) de ese torneo sumaron más de $10 mil millones. Bajo la gestión de Sergio Jadue esos excedentes fueron disfrazados como gastos por cobrar transferidos a la ANFP para no pagar impuestos. La revisión que hizo el equipo del ex contralor Ramiro Mendoza dejó en evidencia que ese tratamiento contable no resistía análisis. Lo mismo estimaron otras dos consultoras de expertos tributarios requeridas por la ANFP.

Si a los premios adeudados a los jugadores por el éxito obtenido en la Copa America se suma el pago de impuestos correspondiente a 2015 que no estaba previsto y que deben ser cancelados en abril próximo, los números de las cuentas de la ANFP estarán tan rojos como la camiseta de la selección.