Ultimátum de Justicia: La ANFP cuadra la caja o se querella por las platas “perdidas”

Terminado el mediático round con Sampaoli, Salah enfrenta una misión urgente: cumplir con los compromisos contraídos por la ANFP con la ministra de Justicia y el ex contralor Ramiro Mendoza. La ministra le dio diez días para ordenar las cuentas y Mendoza pide que se publique su informe sobre las irregularidades en la Copa América. Cumplir implica dilucidar cuál fue la recaudación real por la venta de tickets de ese torneo y buscar US$ 491 mil “perdidos”. Si las cuentas no le cuadran, Salah está obligado a querellarse. En esta limpieza pueden aparecer nuevos nombres asociados a los manejos de Jadue.

Vea también: “Copa América: La operación relámpago de la ANFP para evitar otro round con el SII

Después de poner fin a la compleja, dura y mediática negociación con Jorge Sampaoli, el presidente de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP), Arturo Salah, debe concentrarse en problemas mucho más urgentes y graves que la búsqueda de un nuevo entrenador para la Roja. El acuerdo con Sampaoli aparentemente descomprimiría el ambiente en que aterrizó el nuevo directorio de la ANFP, porque la partida del seleccionador es la arista que más interesa a la hinchada dentro de la crisis del fútbol y, por lo mismo, monopolizó el enfoque de la prensa. Pero eso no ocurrió.

Arturo Salah despidiéndose de Jorge Sampaoli

Arturo Salah despidiéndose de Jorge Sampaoli

En la sede de Quilín se siguen viviendo días cargados de tensión, debido a que enfrentan un ultimátum del Ministerio de Justicia que les dio diez días -a contar del viernes 15- para aclarar las cuentas de la asociación y un compromiso con el ex contralor Ramiro Mendoza -hasta ahora incumplido- para publicar su informe sobre las irregularidades en los dineros de la Copa América.

Cumplir con los compromisos contraídos tanto con la ministra de Justicia, Javiera Blanco, como con el ex contralor Mendoza, equivalen a incubar una tormenta perfecta que promete volver a sacudir a la ANFP tanto o más que por su reciente round con el cuerpo técnico de la selección.

En ambos casos quedarán expuestas impactantes irregularidades que hasta ahora solo han corrido como trascendidos en la prensa. Entre las más graves están:

  • No hay documentos que acrediten que los $19 mil millones declarados como ingresos por las entradas de la Copa América corresponden a la suma que efectivamente se recaudó, por lo que existen fundadas sospechas de que en este ítem pudo haber desvíos de dinero.
  • No hay huellas de los US$491 mil (unos $350 millones) entregados por la Conmebol junto con el dinero del premio al ganador del torneo continental.
  • La falta de justificación de un contrato por US$200 mil (unos $140 millones), firmado inmediatamente después del Mundial de Brasil, para que Sampaoli prestara una asesoría al Instituto Nacional del Fútbol (INAF), cuyo único producto fue un escueto “informe oral”.
  • Irracionales premios pactados con el cuerpo técnico para la Copa América Centenario 2016 (que se jugará en Estados Unidos) y el Mundial de Rusia 2018 por cifras astronómicas para el mercado local, discordantes con las escuálidas arcas de la ANFP.

A este cuadro se suma que el defenestrado ex presidente de la ANFP, Sergio Jadue, ha estado colaborando activamente con la investigación del Ministerio Público sobre las cuentas de la asociación, a cargo del fiscal Carlos Gajardo. Esto promete destapar nuevas irregularidades, ya no relacionadas únicamente con los sobornos repartidos por la Conmebol en el exterior, sino con el manejo de dineros y negocios de la ANFP en Chile que podrían salpicar a otros dirigentes que hasta ahora han librado de las acusaciones.

Sergio Jadue

Sergio Jadue

El acuerdo para desvincular al cuerpo técnico encabezado por Jorge Sampaoli consiste en que el entrenador cancelará a la ANFP solo US$1 millón de los US$6,3 millones estipulados originalmente en su cláusula de salida. Además, renunciará a sus premios por la Copa América, que suman US$2,4 millones. Finalmente, la asociación le pagará su finiquito y vacaciones pendientes, que alcanzan a US$1,8 millón. En el balance final, Sampaoli se vio obligado a cancelar un total de US$1,6 millón (equivalentes a unos $1.161 millones) para liberarse de su compromiso con la selección chilena.

El acuerdo incluye al preparador físico Jorge Desio, pero deja fuera al ex asistente técnico de Sampaoli y actual entrenador de la Universidad de Chile, Sebastián Beccacece, quien mantiene su litigio con la ANFP por el pago de su cláusula de salida.

En todas las negociaciones siempre se tuvo en cuenta que ya a comienzos de diciembre pasado la ANFP tuvo que desembolsar US$500 mil, lo que no tenía contemplado originalmente, para rectificar los impuestos no pagados por el contrato de derechos de imagen de Sampaoli, el que fue suscrito por el entrenador a través de una sociedad constituida en Islas Vírgenes Británicas (Ver reportaje CIPER “ANFP paga US$500 mil al SII por contrato con sociedad de Sampaoli creada en paraíso fiscal).

A pesar de que la ANFP recibió US$7,5 millones de la Conmebol para organizar la Copa América y supuestamente otros $19 mil millones por venta de entradas para ese mismo torneo, las finanzas de la asociación se encuentran en estado de emergencia. Eso obligó a Salah a ser inflexible en la mesa de negociación para que el saldo final de la despedida de Sampaoli arrojara números azules para la ANFP.

El estrecho margen financiero de la asociación fue admitido por el vicepresidente de la entidad,Andrés Fazio, el mismo martes 19 cuando ya se veía una luz al final del túnel en la negociación con Jorge Sampaoli: “Ha sido un proceso muy duro, pero lo que se viene es aún más difícil, porque la situación económica de la ANFP es preocupante, las condiciones son muy débiles (…). Será un trabajo arduo para poder cumplir con todos los compromisos. Habrá que cuidar los recursos. Los ingresos del 2015 fueron extraordinarios y el saldo final es patético”.

EL ULTIMÁTUM DE LA MINISTRA

El viernes 15 de este mes el Ministerio de Justicia despachó un oficio a la ANFP  en el que le dio un plazo de diez días para presentar un estado de las cuentas de la corporación que acredite si las dietas pagadas al directorio que lideró Sergio Jadue fueron devueltas a la asociación. Fue una denuncia enviada al ministerio sobre la ilegalidad de pagar dietas al directorio de una corporación sin fines de lucro -como lo es la ANFP- lo que dio inicio a la inspección de las cuentas y contratos de la entidad en la secretaría de Estado.

Sergio Jadue recibió sobre $34 millones desde febrero a agosto del año recién pasado por este concepto, lo que fue considerado inadmisible por el Ministerio de Justicia -que tiene la tuición sobre las corporaciones sin fines de lucro- y que ordenó la restitución de esos fondos. Pero todavía no recibe respuesta que acredite si ese dinero realmente se reembolsó a las arcas de la ANFP.

Ministra de Justicia, Javiera Blanco

Ministra de Justicia, Javiera Blanco

El miércoles 13, Salah se reunió con la ministra Javiera Blanco, ocasión en que la secretaria de Estado exigió formalizar la respuesta a los requerimientos ministeriales. Dos días después, el viernes 15, el ministerio despachó el oficio a la ANFP en el que le dio el plazo de 10 días para regularizar la situación. El ultimátum se cursó porque hasta ahora las respuestas que ha recibido esa cartera desde la ANFP se consideran claramente insatisfactorias.

La ministra espera, además, un compromiso público de la asociación para transparentar su administración. Basada en que se trata de una corporación sin fines de lucro, Javiera Blanco ha hecho ver que para mantener ese estatus legal la ANFP debe presentarle un detallado cronograma de trabajo con acciones tendientes a fortalecer la fiscalización pública de sus cuentas. Y para el ministerio ese cronograma no puede extenderse más allá de marzo de este año.

Para el ministerio es imperioso que Salah demuestre la voluntad real de la ANFP de hacer un giro radical al caos que ha imperado en las cuentas. Lo que se espera es que la ANFP presente acciones legales contra quienes resulten responsables de eventuales ilícitos en el manejo de los fondos de la asociación. De no hacerlo, el ministerio podría interpretar que el nuevo directorio no está cautelando el patrimonio de esa corporación.

Las rigurosas exigencias de la ministra Blanco se deben a que el Departamento Jurídico del Ministerio de Justicia ha revisado minuciosamente las cuentas y contratos de la ANFP. Y en ese examen ya se detectaron anomalías que justificarían que el ministerio pida la cancelación de la personalidad jurídica de esa corporación (Ver reportaje CIPER “La ANFP arrinconada por el SII, la Fiscalía, el Ministerio de Justicia, la SVS y la amenaza de clausura).

LA COLABORACIÓN DE JADUE

Entre las sorpresas que han arrojado las revisiones de las cuentas que se han hecho en el Ministerio de Justicia y en la Fiscalía se menciona una ampliación del contrato de Jorge Sampaoli, fechada el 1 de julio de 2014, inmediatamente después del retorno de la Roja tras su emotivo desempeño en el Mundial de Brasil. El seleccionador recibió US$200 mil por analizar la malla curricular de la carrera de entrenador impartida por el INAF. No existe comprobante alguno que acredite si Sampaoli ejecutó esa labor.

Martín Mihovilovic, rector del INAF, dijo a CIPER que desconocía los valores pactados por ese servicio, que no lo pagó el instituto y que se incluyó en los contratos del entrenador con la ANFP, por lo que cree que el dinero salió directamente de las arcas de la asociación. Además, afirmó que Sampaoli solo hizo un reporte oral: “Se tuvo una conversación con ellos (el cuerpo técnico de la Roja) acerca de la dirección de la carrera. Nos dieron algunas líneas a seguir respecto de modernización del fútbol. A partir de eso, acabamos de modificar nuestros planes, incorporando los aportes de esas conversaciones, pero en general pensaron que nuestros planes eran muy completos”.

Jorge Sampaoli

Jorge Sampaoli

Otro pacto acordado entre Sergio Jadue y Jorge Sampaoli que resulta llamativo para quienes han revisado los contratos de la ANFP, es el que se suscribió el 3 de diciembre de 2013 y que fijó los premios a pagar al cuerpo técnico por la Copa América Centenario 2016, que se jugará en Estados Unidos, y por la clasificación y desempeño en el Mundial de Rusia 2018. Los valores acordados oscilaban entre US$6 millones y US$10 millones, lo que no guarda proporción con los ingresos proyectados por la ANFP para ese periodo.

Uno de los integrantes del directorio que encabezó Jadue dijo a CIPER que el calerano firmó ese contrato sin informar los detalles y que causó mucho revuelo cuando se conocieron los montos involucrados. De hecho, fue motivo de discusión, porque la proyección de los ingresos no permitía comprometer cifras tan altas. La respuesta de Jadue, según relata el mismo dirigente, fue que nunca se pagarían esos montos porque Sampaoli dejaría la selección antes del Mundial de Rusia.

Cercanos a Sergio Jadue han dicho que sus aportes a la investigación en Estados Unidos no han sido significativos, pues la información que ha entregado no se aparta de lo que ya declaró el ex dirigente colombiano Luis Bedoya. Esto le traería problemas para optar a beneficios en la justicia estadounidense (como una eventual rebaja de pena o cumplimiento en libertad). Por lo mismo, se espera que Jadue comience a entregar datos sobre dineros y tratos de la Conmebol que favorecieron a chilenos. Y eso afectaría a dirigentes que estuvieron vinculados a la gestión de esos fondos o a negocios financiados con esos recursos.

Desde su residencia temporal en Miami, el calerano ha estado en constante comunicación con Chile. Uno de los destinos de sus mensajes ha sido el Ministerio Público, pues también está colaborando con la investigación que lidera el fiscal Carlos Gajardo. En esa pesquisa, el fiscal Gajardo ya tiene acreditado el paradero de los US$2,2 millones detectados inicialmente por la justicia de Estados Unidos y que corresponde a sobornos que Jadue recibió en la Conmebol por amañar la entrega de los derechos televisivos y comerciales de la Copa América, Copa Centenario y Copa Libertadores.

EL POSTERGADO COMPROMISO CON MENDOZA

El lunes recién pasado se cumplió un mes desde que el ex contralor Ramiro Mendoza entregó oficialmente el informe que le encargó la propia ANFP sobre las cuentas de la Copa América. Un lapso de tiempo bastante extenso si se toma en cuenta que los dirigentes de la asociación se comprometieron con Mendoza a hacer público el informe, lo que hasta ahora no ocurre.

La publicación del texto de 38 páginas, más una serie de anexos, dejaría en evidencia las sospechas de que no se registraron en la contabilidad todos los ingresos producidos por la venta de entradas. Además de aportar US$7,5 millones para organizar el torneo, la Conmebol dejó en manos de la ANFP el negocio de los boletos. De acuerdo con el informe de Mendoza, no hay indicios de las razones técnicas por las cuales el directorio de la ANFP, que al mismo tiempo ofició como Comité Organizador Local (COL) de la Copa América, entregó el negocio a la empresaTicketPro en una licitación privada de la cual no hay registros. Lo que sí quedó claro fue la familiaridad y escasa rigurosidad con que los ejecutivos de TicketPro y los encargados de la contabilidad de la ANFP manejaron las cuentas.

Según el rastreo hecho por Mendoza, los ingresos por venta de entradas que se anotaron en la contabilidad alcanzaron a poco más de $19 mil millones. De esta suma, se depositaron $4.400 millones directamente en las cuentas de la ANFP, a pesar de que debían ser entregados al COL. Además, el formato de rendición pactado originalmente (después de cada partido) fue alterado sin explicación alguna y se aceptó que TicketPro rindiera de manera global al final del torneo.

Ramiro Mendoza

Ramiro Mendoza

La irregularidad más grave detectada por el equipo del ex contralor en relación a la venta de boletos fue que los comprobantes de los ingresos son correos electrónicos y una planilla Excel con anotaciones incomprensibles, sin el nombre del responsable de su confección ni de su autorización.

Por lo anterior, el informe de Mendoza señala que no le fue posible pronunciarse sobre la veracidad de los antecedentes de estos ingresos. Esto significa que los ingresos por venta de entradas pudieron ser superiores, pero que no se anotó el total en las cuentas del COL. De hecho, ese es uno de los focos en que se ha centrado la atención del Ministerio de Justicia y de la Fiscalía.

Asimismo, de la revisión hecha por el ex contralor se desprende que no hay claridad respecto del destino de US$491 mil que la Conmebol envío junto con los US$4 millones pactados como premio por ganar la Copa América. El destino de estos recursos, así como la verdadera cifra recaudada por los tickets de ese torneo, es parte de lo que debe aclarar Arturo Salah con urgencia ante el Ministerio de Justicia y la Fiscalía mientras busca reemplazante para la banca de la Roja. Segúnpublicó The Clinic este miércoles 20, la ANFP ya habría resuelto anunciar este lunes 25 la licitación de una auditoría forense, medida que fue sugerida por el ex contralor Mendoza, para aclarar las cuentas de la Copa América.