La milagrosa fórmula para rebajar impuestos del CDF

El Canal del Fútbol es la principal fuente de recursos de las Sociedades Anónimas Deportivas. Sus utilidades han aumentado estratosféricamente, llegando a $42.700 millones a repartir entre los clubes. Este modelo cambiará: ahora el pago no será por las utilidades, sino por los derechos televisivos, estancados desde 2008 en US$5,4 millones y que aumentarán significativamente. El costo lo asumirá el Fisco, que dejará de percibir cuantiosos tributos del CDF. Todo en medio de la ventana de compra del 20% del canal a Jorge Claro, la que desató una disputa donde el más perjudicado fue Sergio Jadue.

Vea también: Especial Ciper, “Cronología: Las huellas de la gestión de Jadue al mando del fútbol chileno”

Entre los factores que gatillaron la escandalosa salida de Sergio Jadue de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP), hay uno que involucra el pozo de dinero más importante del fútbol chileno: el futuro del Canal del Fútbol (CDF). La estación genera los mayores ingresos de las sociedades anónimas de los clubes de la ANFP, entidad propietaria del 80% del canal: el año pasado el CDF repartió $42.700 millones entre estos clubes (vea una nota de Pulso con esas cuentas).

Cada cinco años, la ANFP tiene la opción de comprar el 20% del CDF que está en manos del empresario Jorge Claro. Y este 2015 es uno de esos años. El Consejo de Presidentes de la ANFP acordó adquirir el porcentaje de Claro, valorizado en unos US$180 millones, pero el pecado de Jadue fue optar por una fórmula para concretar esa compra que difiere de los intereses de los clubes más poderosos.

La crisis que ha generado la caída de Sergio Jadue provocó el congelamiento del proceso para comprar el CDF. Uno de los principales interesados, la cadena estadounidense Fox Sports, anunció este jueves 26 de noviembre que se retiraba de la puja. Aunque no está claro cómo van a seguir las tratativas, lo que ya está definido es que la fórmula de negocios del CDF cambiará y que esa modificación va a perjudicar solo a un actor: el Fisco. No importa cómo se concrete finalmente la compra del canal, quienes lo administren pagarán mucho menos en impuestos.

Jorge Claro

Jorge Claro

Fox Sports había informado a algunos clubes que estaba dispuesta a facilitarle a la ANFP el financiamiento para la compra del 20% de Jorge Claro a cambio de quedarse con la administración del CDF por 12 años, hasta 2028. Lo sorprendente es que ofreció repartir $45 mil millones por año –poco más de $2 mil millones por sobre el pozo que recibieron los clubes en 2014–, con una promesa de aumentar esa suma en un 5% anual mientras dure el trato.

La pregunta que rondó en el mundo del fútbol y entre los principales ejecutivos del mercado de la TV es de dónde saldrían los recursos para cubrir la diferencia entre lo que hoy reparte el CDF y lo que ofrecía Fox Sports. La fórmula es simple: declarando menos utilidades y, por lo tanto, pagando menos impuestos.

El negocio del CDF es uno de los que arroja más utilidades en Chile y, por lo mismo, una gruesa suma en tributos. CIPER consultó al canal por estos números, pero la respuesta fue que se trata de un negocio privado que se mantiene bajo reserva.

Un ejecutivo de televisión que conoce las negociaciones que se han hecho por el CDF en las últimas semanas, explicó a CIPER que las enormes utilidades que tiene el canal se deben a que el único activo que posee son los derechos de imagen de los clubes y que éstos están subvalorados. El precio de esos derechos es de US$5,4 millones (unos $3.700 millones). Por lo mismo, casi todos los ingresos de la estación constituyen utilidad y generan un alto volumen de impuestos.

La subvaloración de los derechos tuvo su origen en el acuerdo que alcanzaron la ANFP y Jorge Claro cuando se fundó el CDF. En ese momento el negocio no era más que un proyecto y Claro se comprometió a financiar de su bolsillo un pago mínimo anual a repartir entre los clubes mientras no hubiese utilidades. Se estableció que ese mínimo correspondía al costo de los derechos de imagen del torneo, que inicialmente se fijó en US$3,5 millones y luego, en 2008, aumentó a US$5,4 millones, cifra que se mantiene hasta hoy (ver reportaje CIPER “’CDF Popular’: La revolucionaria apuesta de Jorge Claro).

La apuesta de Fox Sports era “normalizar” el valor de esos derechos. Dirigentes del fútbol confirmaron a CIPER que los $45 mil millones (US$ 60 millones) que pretendía repartir Fox Sports corresponderían al pago de derechos de imagen y no a utilidades, por lo que disminuiría el pago de impuestos y crecería la torta a repartir.

DUPLA CONCA-VARELA

Las mismas fuentes dicen que los primeros en promocionar esta fórmula “mágica” fueron dos dirigentes que conocen en detalle el negocio de la TV. Uno de ellos es Mario Conca, director de Azul Azul, ex gerente de Chilevisión y mano derecha del dueño de Mega y de la “U”, Carlos Heller. El segundo es Cristián Varela, miembro del directorio recién censurado de la ANFP, integrante de la Comisión de Finanzas de la Conmebol y de la Comisión de Disciplina de la FIFA, además de dueño de Chilefilms, la principal empresa que presta servicios de producción al CDF.

Cristián Varela

Cristián Varela

Conca y Varela habrían conseguido interesar a Fox Sports en el negocio del CDF. Ambos mantienen vínculos con esa cadena. Varela, a través de Chilefilms, produjo los partidos de la Copa América y los que se jugaron en Chile de la Copa Sudamericana, la Copa Libertadores y la Recopa. Los derechos de estos últimos campeonatos están en manos de Fox Sports hasta el 2018, según laactualización de contratos que publicó la Conmebol el 23 de noviembre pasado.

En el caso de Conca, él es uno de los asesores más cercanos a Heller y hasta 2014 fue presidente del directorio de Mega, canal que ostenta los derechos de TV de la selección chilena, los que cede a Fox a cambio de poder transmitir los partidos que la Roja juega en el extranjero por las clasificatorias mundialistas (ver reportaje de CIPER “Copa América: las huellas en Chile de los empresarios del fútbol internacional acusados de corrupción”).

“UN DIRIGENTE BAJITO”

El 12 de noviembre pasado, a la llegada de su misterioso viaje a Brasil que marcó el inicio de su derrumbe, Sergio Jadue dejó al descubierto el botín que estaba en juego entre los integrantes del Consejo de Presidentes de la ANFP. En el mismo aeropuerto disparó: “Investiguen quién está detrás, averigüen qué compra viene ahora, qué es lo que se quiere hacer con el fútbol chileno, qué es lo que se quiere hacer con su canal de televisión, con el campeonato nacional. Aquí hay muchas cosas detrás, son miles de millones de dólares”.

El entonces presidente del fútbol chileno hizo una alusión velada pero directa a Mario Conca como uno de los promotores de los ataques a su persona: “Un dirigente de un equipo de mayor convocatoria, bajito, que da boletas ideológicamente falsas a Aguas Andinas”, dijo el calerano.

Mario Conca

Mario Conca

Lo que Sergio Jadue no contó fue que, junto a Nibaldo Jaque, quien este viernes 27 renunció a la secretaría general de la ANFP, habían ideado su propia estrategia para el futuro del CDF. Ambos impulsaron un contrato con BTG Pactual para que asesorara a la ANFP en este negocio. La corredora ya había trabajado para la asociación en el primer semestre de este año, cuando calculó en US$180 millones el valor del Canal del Fútbol, a objeto de determinar cuánto se debe pagar a Jorge Claro por su porcentaje.

Este nuevo contrato con BTG Pactual no alcanzó a ser informado por Sergio Jadue al Consejo de Presidentes. Estaba programado que esa información se entregaría en el consejo del 6 de noviembre pasado, pero éste terminó abruptamente con una pataleta de Jadue, quien se retiró indignado debido a los primeros cuestionamientos a las cuentas de la ANFP (Ver reportaje CIPER “Platas de la ANFP: todas las evidencias contra Jadue que los dirigentes dejaron pasar“).

El viernes 20 de noviembre el diario El Pulso publicó que la corredora BTG Pactual había llegado a un acuerdo “con cinco entidades bancarias: Santander, Banco de Chile, BBVA, BCI y Scotiabank”, bajo la modalidad de crédito sindicado, para que le facilitaran a la ANFP un monto de US$180 millones destinado a comprar el 20% del CDF a 15 años plazo.

El plan de Jadue, de financiar con créditos bancarios la compra del canal, chocó con la fórmula que promocionaban Conca y Varela y que ya había conquistado a los clubes más poderosos.

Para mantener bajo su control todo el proceso, Jadue y Jaque establecieron que cualquier oferta que se hiciera relacionada con la compra del CDF debía ser ingresada a través de BTG Pactual. La férrea imagen de esa compañía debía ser prenda de garantía de la seriedad del proceso. No obstante, en la mañana de este miércoles 25 de noviembre las esquirlas de una bomba que detonó en Brasil impactaron a la oficina de BTG en Chile: el CEO de la matriz de BTG Pactual, André Esteves, fue detenido por vínculos con el caso de corrupción de Petrobras (vea esta noticia en El Mostrador).

En paralelo a los esfuerzos de las duplas Conca-Varela y Jadue-Jaque, el Consejo de Presidentes abrió una tercera vía para llevar el proceso de adquisición del canal: creó la Comisión CDF, integrada por Colo Colo, U. de Chile, Audax, Huachipato, O’Higgins, Copiapó, San Felipe y Ñublense. El consejo le encargó a esta comisión que buscara la forma de financiar la compra del 20% –fórmula que de todos modos implicar revalorizar los derechos y pagar menos impuestos– y, eventualmente, recibir las ofertas que llegaran por el canal.

El viernes 6 de noviembre, El Mercurio publicó que la Comisión CDF había conseguido que un pool de cuatro bancos –BBVA, Security, Itaú y Corpbanca– se interesara en financiar unos US$175 millones, a través de un crédito sindicado, para que la ANFP comprara el 20% del CDF. No obstante, dos de los integrantes de esta comisión –Colo Colo y la “U”– estaban más interesados en la oferta de Fox Sports.

Los ejecutivos de Fox jamás presentaron su oferta de manera formal ante BTG Pactual, como lo quería Jadue. Se reunieron con dirigentes de distintos clubes e incluso con personeros de la ANFP, pero nunca validaron a la corredora como intermediaria.

Nibaldo Jaque

Nibaldo Jaque

En octubre trascendió en la prensa que existían tres cadenas interesadas en el negocio: Fox Sports, BeINSports y Time Warner. Hasta ahora, la única opción que ha formalizado su propuesta a través de BTG Pactual es la estadounidense Time Warner. A diferencia de Fox, tanto Time Warner como la qatarí BeINSports no están interesados en financiar la compra del CDF para la ANFP, sino que pretenden adquirir el canal para ellas y hacerse con los derechos del torneo chileno a perpetuidad.

Dos dirigentes del fútbol aseguraron a CIPER que Nibaldo Jaque viajó a París para escuchar la oferta de BeINSports, cuyo propietario es Nasser Al-Khelaïfi, también dueño del club Paris Saint-Germain. Según El Mercurio, esta oferta alcanzaba los US$1.300 millones por la totalidad del canal y la cesión de los derechos televisivos del torneo local.

Además de las tratativas con la señal qatarí, Jaque y Jadue sostuvieron una reunión el 19 de octubre con ejecutivos de Fox Sports. Los representantes de la señal estadounidense salieron ofuscados de aquel encuentro, que no concluyó en buenos términos, pues consideraron que los estaban utilizando para aumentar el precio de otros posibles oferentes. Más allá del desaire de Jadue, la propuesta de Fox resultó más atractiva para los clubes porque no enajenaba la propiedad –que volvería a manos de la ANFP en 2028– y repartía un volumen de dinero superior al actual.

Pero el interés de Fox Sports se desvaneció el jueves 26. Ese día, trascendió una carta, publicada por La Tercera, donde formalizó su retirada: “Fox International Channels retira la oferta no vinculante presentada a la comisión de evaluación, así como suspende, con efecto a partir del día de hoy, las discusiones y conversaciones existentes entre Fox y ANFP”.

De acuerdo al contrato suscrito entre la ANFP y Jorge Claro, dueño del 20% en disputa, el plazo para formalizar la intención de compra es el 31 de diciembre, la que puede hacerse efectiva hasta el 31 de marzo del 2016. Después de eso, la organización del fútbol deberá esperar cinco años más para tener una nueva oportunidad de compra, pero probablemente a un precio más elevado.

Las negociaciones corren contra el reloj, pero están detenidas no sólo por la crisis que desató la caída de Sergio Jadue, sino también porque la Fiscalía Nacional Economica (FNE) puso sus ojos en el negocio. El 26 de octubre, después de que se conoció el interés de las grandes cadenas, la FNE anunció que investigaría “posibles riegos anticompetitivos” en esta operación. Esto después de que Guillermo Ponce, gerente general de VTR, la principal cableoperadora chilena, informó a La Segunda que el CDF constituye el 25% de su parrilla deportiva, seguido por Fox Sports, con el 23%.

Frente a estas cifras y ante la posibilidad de una integración entre Fox y el CDF, fue el gerente general del cableoperador Grupo GTD, Alberto Bezanilla, quien saltó a la palestra para alertar por una situación  con “tintes de monopolio”.