Deportes La Pintana: Dinero municipal financió club de fútbol de sociedad anónima

El club Deportes La Pintana juega desde 2014 en la Segunda División Profesional. Si llega a ascender a Primera B, accederá a las millonarias utilidades que reparte el Canal del Fútbol. El negocio fue impulsado por el alcalde de La Pintana, Jaime Pavez, quien entregó a la sociedad anónima Santiago Sur la administración del equipo municipal, que hasta 2013 compitió a nivel amateur. La Contraloría determinó que se usaron fondos municipales para financiar el nuevo equipo profesional, pidió la restitución de una parte del dinero e inició un sumario.

Deportes La Pintana milita en el peldaño más bajo del fútbol profesional chileno: la Segunda División. Debutó en esta categoría recién el año pasado, pues hasta entonces competía a nivel amateur. No le fue mal para ser principiante: remató en cuarto lugar. Si a futuro consigue subir a la Primera B, accedería a las cuantiosas utilidades que reparte el Canal del Fútbol (CDF). El año pasado el canal entregó un total de US$60 millones a dividir entre los clubes de Primera A y Primera B. En esta última categoría se repartieron US$11 millones y cada uno de los 14 equipos que la integran cosechó sobre US$ 785 mil, equivalentes a poco más de $476 millones (vea la nota publicada por Pulso sobre la repartición de los excedentes del CDF).

La perspectiva de obtener parte de los excedentes del CDF es la tierra prometida de los inversionistas que ponen dinero en los clubes profesionales más pequeños. En el caso de Deportes La Pintana sus controladores son 23 personas que formaron Santiago Sur SADP (Sociedad Anónima Deportiva Profesional), la que en 2014 tomó la administración del club de fútbol municipal que cinco años antes había creado el alcalde de La Pintana, Jaime Pavez (PPD).

La sociedad está compuesta por funcionarios, ex funcionarios y proveedores de la municipalidad, todos hombres de confianza del alcalde. Cada uno de ellos puso un millón de pesos para poner en marcha el club. En la escritura que dio origen a la sociedad no se incluyeron clausulas que establezcan que los eventuales beneficios del negocio, o una parte de ellos, serán destinados a la Municipalidad de La Pintana, a su Corporación de Deportes o a algún otro fin social o comunitario. El objeto de la sociedad es el lucro: las eventuales utilidades se repartirán entre sus integrantes.

No obstante, uno de los financistas del equipo ha sido la propia municipalidad, la que durante la etapa amateur del elenco invirtió recursos públicos en su organización y le permitió acceder a donaciones deportivas destinadas al deporte no profesional. Estas subvenciones y donaciones financiaron al club hasta 2014, cuando el elenco ya se había privatizado.

De esta forma, el negocio de Santiago Sur SADP nació “subsidiado” por la municipalidad, situación que motivó un duro informe de la Contraloría General de la República.

Jaime Pavez, alcalde de La Pintana

Jaime Pavez, alcalde de La Pintana

La primera alerta sobre el uso de recursos municipales en favor de la sociedad Santiago Sur apareció en un reportaje publicado por El Mostrador en enero pasado. Allí, un ex director de un colegio municipal de La Pintana, Pedro Esparza, sostuvo que se usaron hasta recursos de la Subvención Escolar Preferencial (SEP), destinada a los alumnos más pobres de la comuna, para financiar el club desde su etapa amateur, cuando las remuneraciones de algunos jugadores se enmascaraban al contratarlos como asistentes de aula. Esparza integró el grupo de los 23 socios fundadores de Santiago Sur porque, según dijo, se sintió presionado por sus superiores.

Ahora, con el informe de la Contraloría, el asunto dejó de ser sólo una denuncia y dará pie a una investigación sumaria. El organismo fiscalizador comprobó irregularidades en el manejo de dinero municipal que terminó financiando un negocio privado, solicitó la restitución de una parte de esos recursos e inició una investigación para establecer responsabilidades administrativas.

EL EQUIPO DEL ALCALDE

La Pintana es una de las comunas metropolitanas con mayor población vulnerable. El índice regional de prioridad social de 2014, elaborado por el Ministerio de Desarrollo Social, la ubica en el cuarto lugar de los municipios con “alta prioridad”. Según datos de la encuesta Casen, La Pintana supera la tasa nacional de pobreza con un 15,2% de residentes en esa condición. Por eso mismo, cada peso público que se invierte en la comuna tiene un rol vital para mejorar la calidad de vida de sus vecinos.

En un ambiente donde abundan las carencias y la desesperanza, la inseguridad y el narcotráfico, el alcalde Jaime Pavez puso en marcha un plan para combatir el estigma discriminador que afecta a los residentes de su comuna: un club de fútbol que represente a los vecinos. Pavez lleva 23 años a la cabeza de La Pintana y en 2009 creó el Club Deportivo Municipal La Pintana. Gracias al fuerte impulso económico de la Corporación de Deportes de la comuna, el equipo escaló rápidamente en la liga de la Asociación Nacional de Fútbol Amateur (ANFA). En un año pasó del campeonato B al principal, donde a pesar de su buen rendimiento nunca logró salir campeón.

En 2013, viendo el relativo buen pasar del equipo, Pavez dio un paso adicional con su proyecto. Decidió llevarlo al profesionalismo. Funcionarios de la Corporación de Deportes y empleados de Santiago Sur SADP señalaron a CIPER que el alcalde invitó a 23 personas de su confianza a constituir una sociedad anónima deportiva, requisito que exige la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) para enrolar nuevos clubes en la Segunda División.

Municipalidad La Pintana

Municipalidad de La Pintana

Santiago Sur se constituyó el 16 de abril de 2013. Algunos de sus socios sonRolando Allende Saa, jefe del Departamento de Rentas, Dirección de Administración y Finanzas de la municipalidad; Cristián Troncoso Alarcón, ex administrador municipal, director de Dideco y jefe de gabinete del alcalde, hoy subdirector de Gestión de Programas del Fosis; Maximiliano Sánchez Miller, arquitecto que presta servicios en la Corporación de Deportes de la comuna;Luis Olmedo Veguer, director de Salud y Educación del municipio; Guillermo Zavala Poblete, director jurídico municipal; César Mejías Araya, jefe de Movilización Comunal y Juan Palma Moraga, propietario de varias botillerías de la comuna (vea el extracto con la constitución de la sociedad).

Tres días después de la creación de Santiago Sur SADP, el 19 de abril de 2013, se publicó en el Diario Oficial la constitución de la sociedad y fue inscrita en el Registro de Comercio del Conservador de Bienes Raíces de Santiago. De acuerdo con el informe de la “investigación especial” realizada a la Corporación Municipal de Deportes de La Pintana por la Contraloría General de la República, la personalidad jurídica le fue otorgada a la sociedad Santiago Sur, e inscrita en el Registro de Comercio, para que administrara el Club Deportivo Municipal La Pintana. Según la información del Servicio Impuestos Internos, la sociedad inició actividades el 24 del mismo mes.

El club finalmente ingresó al profesionalismo un año después de constituida la sociedad. En mayo del 2014, el directorio de la ANFP aceptó a Mejillones, Ovalle, Deportes Quilicura, Malleco Unido y Municipal La Pintana (vea el anuncio de la ANFP). Entre la constitución de la sociedad anónima y el ingreso del club a la Segunda División, el equipo siguió jugando en calidad de invitado en el torneo amateur de la ANFA con su antigua personalidad jurídica sin fines de lucro, a pesar de que la sociedad Santiago Sur ya se había inscrito en el Registro de Comercio.

SUBVENCIONES Y DONACIONES

De acuerdo con el Registro Central de Colaboradores del Estado y Municipalidades del Ministerio de Hacienda, la Corporación Municipal de Deportes de La Pintana ha recibido más de $2.760 millones en subvenciones municipales desde 2010. Esos dineros fueron en aumento cada año. Si en 2011 la municipalidad entregó $397 millones a la Corporación, en 2014 esa cifra alcanzó los $725 millones.

A esto se suma lo recibido por la Corporación a través de donaciones privadas realizadas mediante la Ley del Deporte, las que son canalizadas por el Instituto Nacional del Deporte (IND). Estos aportes pueden generar una rebaja de impuestos de hasta 60% de lo donado (vea reportaje de CIPER “El millonario negocio de las donaciones deportivas).

Los registros del IND indican que la Corporación de Deportes de La Pintana postuló 35 proyectos para recibir donaciones entre 2011 y 2014. De estos, sólo 15 consiguieron la inversión completa y uno quedó con más de un 90% financiado. Las donaciones efectivas que recibió la corporación, hasta 2014, sumaron $637 millones. De ese monto global, el Banco de Crédito e Inversiones hizo 15 aportes por un total de $598 millones. (vea el documento del IND con las donaciones efectivas).

estadio-lapintana

Nuevas casetas de prensa en el Estadio Municipal de La Pintana

La ley prohíbe que la institución que recibe donaciones deportivas tenga fines de lucro. La corporación postuló donaciones en 2013 y 2014 para financiar la preparación del Club Municipal La Pintana para su participación en el torneo amateur de la ANFA y los gastos operacionales asociados a esa actividad, lo que le permitió obtener $186 millones. No obstante, ya en 2013 se formó la sociedad Santiago Sur y a mediados de 2014 se inició la participación de Deportes La Pintana en el profesionalismo. El último partido por la competencia amateur disputado por el equipo municipal fue en 2013. Por lo mismo, está abierta la interrogante respecto de si la Corporación de Deportes de la comuna, al postular a las donaciones para financiar las actividades de 2014, ya sabía que la administración del club sería entregada a una sociedad comercial.

El gerente técnico de Santiago Sur, Cristián Saavedra (ex jugador de Colo Colo), sostiene que no se usaron las donaciones en el equipo profesional, porque asegura que durante 2014 convivieron en paralelo el equipo municipal amateur y el profesional. Según su versión las donaciones solo se ocuparon en el primero. No obstante, las cuentas de la corporación no son claras respecto de quién usó estos recursos, pues ambos elencos entrenaban juntos y usaban la misma infraestructura. Y esta es una de las objeciones de la Contraloría, que exige la rendición de las cuentas a la corporación de los años 2013 y 2014.

REVISIÓN DEL MINISTERIO DEL DEPORTE

En el Ministerio del Deporte se informó a CIPER que ante la posibilidad de que una institución con fines de lucro se haya beneficiado con las donaciones destinadas al deporte amateur, se pidió toda la información relacionada con Deportes La Pintana y de otros equipos que se han sumado al profesionalismo y   que no estaban inscritos como organización deportiva profesional.

La Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) debe informar semestralmente al IND todas las organizaciones deportivas que se encuentran afiliadas a esa organización. No obstante, la ANFP no cumplió con ese trámite, por lo que las autoridades no se enteraron del ingreso de Deportes La Pintana al profesionalismo cuando aún estaban en curso programas financiados con donaciones aprobadas para el club amateur que le antecedió.

Sergio Jadue

Sergio Jadue

Por medio de un oficio enviado el 18 de marzo del 2014, la jefa del Departamento de Organizaciones Deportivas del IND, Paola Arangua, solicitó al presidente de la ANFP, Sergio Jadue, el informe semestral con todas las organizaciones deportivas afiliadas a la asociación. También le pidió que, si había algún club que participaba por primera vez, se facilitara la información pertinente para incorporarlo al Registro de Organizaciones Deportivas Profesionales (vea el documento).

Ante la falta de respuesta de Jadue, cinco meses después, el 5 de agosto, el IND remitió nuevamente un oficio a la ANFP reiterando la solicitud (vea el documento). La respuesta llegó 17 días más tarde. Firmada por Óscar Fuentes, secretario ejecutivo de la ANFP, decía que la información sería entregada recién en mayo de 2015, una vez finalizado el torneo de Clausura 2014-2015 (ver documento). De esta forma, Deportes La Pintana pudo participar en el torneo de Segunda División sin aparecer registrado como organización deportiva profesional.

Las sociedades deportivas profesionales, como Santiago Sur, son fiscalizadas por la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS), a la que deben presentar sus balances y memorias. No obstante, en los registros de la SVS no aparece la sociedad que administra a Deportes La Pintana (vea el registro de sociedades deportivas profesionales publicado en la web de la SVS al 30 de abril de 2015). En la SVS dijeron a CIPER que mientras no se verifique la inscripción de Santiago Sur en sus registros, no pueden hacer nada para revisar sus cuentas, aunque ya esté jugando en un torneo profesional.

Como la sociedad no está registrada en la SVS es imposible saber si ha habido algún cambio entre sus socios o en sus estatutos. Por lo mismo, no se pudo acreditar si, con posterioridad a la constitución de Santiago Sur SADP, se han adoptado mecanismos de representación del municipio o la corporación, o bien si los estatutos han incluido un beneficio para la comunidad local. Para tratar de aclarar esta y otras  interrogantes, CIPER solicitó entrevista con el director ejecutivo de la Corporación de Deportes de La Pintana, Guillermo Cárdenas, y con el alcalde Jaime Pavez, pero la respuesta de ambos fue negativa.

LOS REPAROS DE LA CONTRALORÍA

Tanto la Corporación de Deportes de La Pintana como la sociedad anónima Santiago Sur funcionan en la misma dirección: Ciudad de México 1589. Este recinto es parte del Estadio Municipal de La Pintana. Allí también entrena el cuadro de Deportes La Pintana. El gerente técnico de Santiago Sur, Cristián Saavedra, asegura que el club arrienda los campos de entrenamiento y el Estadio Municipal, donde su elenco juega de local, pero no exhibió documentos que prueben los pagos. Los balances de la Corporación de Deportes de La Pintana, que administra el estadio, tampoco muestran esos ingresos.

Cristián Saavedra

Cristián Saavedra

El informe de la Contraloría General de la República, fechado el 15 de abril de este año, verificó el uso de recursos públicos que capitalizaron una entidad que luego fue privatizada, sin resarcir al municipio, y corroboró los nexos entre empleados municipales y la sociedad anónima. Desde el uso de recintos municipales para realizar reuniones hasta pagos municipales en directo beneficio de la sociedad anónima, fueron parte de las irregularidades detectadas por la Contraloría (vea el informe completo de la entidad fiscalizadora).

Según las conclusiones de la Contraloría, la Corporación de Deportes de La Pintana realizó algunos pagos con un “propósito particular”, algo que no se condice con un directo beneficio a la comunidad, sino que únicamente al servicio del interés de un club deportivo administrado por una entidad privada. La Contraloría instruyó la restitución de algunos de estos dineros y también un procedimiento disciplinario para determinar responsabilidades administrativas, donde alcalde y los concejales (a cargo de aprobar el presupuesto municipal) quedaron bajo la lupa.

El rastreo de CIPER indica que entre los funcionarios y ex funcionarios que integran Santiago Sur, figuran algunos cuyas decisiones incidían en la definición del presupuesto comunal y la entrega de dineros a la Corporación de Deportes, desde donde se destinaban recursos al club de fútbol.

La información oficial contenida en el Registro Central de Colaboradores del Estado y Municipalidades, indica que en 2014 el municipio de La Pintana entregó cinco subvenciones distintas a la Corporación de Deportes de esa comuna, por un total de $725 millones.

Aunque no quedó explícito en los documentos que oficializaron estas transferencias, es evidente que la finalidad de al menos dos ellas fue financiar obras y servicios que dejaron al Estadio Municipal en condiciones de albergar partidos profesionales: “construir casetas de transmisión de cancha Nº1” (por $89 millones); “adquisición de 14 cámaras de seguridad, equipos de amplificación, tres controles de acceso con torniquetes más lector de carnet y tres detectores de metal para implementación en el estadio” (por $38 millones). Las restauraciones efectivamente dejaron el estadio al nivel de un recinto profesional, pues en esa cancha jugó el actual campeón de la Primera A, Cobresal, cuando los recientes aluviones le impidieron ejercer su localía en El Salvador.

Otra subvención, por $48 millones, se destinó a financiar la “inscripción a la Asociación Nacional de Fútbol Amateur y gastos de reparación e implementación de camarines”. Este trámite descrito como “inscripción” en la ANFA, en realidad fue la gestión para desafiliar al club municipal de la liga amateur, un paso clave para poder ingresar al fútbol profesional. La salida de la ANFA tuvo un costo de $35 millones que se pagaron a la Federación de Fútbol de Chile, según lo acredita un certificado emitido por la ANFA (vea el documento).

Respecto de este pago para desafiliarse de la ANFA, el informe de la Contraloría señala: “Dicha subvención y el fin específico con el cual fue aprobada no se encuentra en armonía con las funciones propias que corresponden al municipio (…). Tal tramitación y pago ante la Federación de Fútbol de Chile, a través de ANFA, y las gestiones realizadas ante la ANFP se encontraban destinadas a lograr un propósito particular que no se condice con un directo beneficio a la comunidad local”.

Para Contraloría el pago para salirse de la ANFA benefició finalmente a una entidad con fines de lucro -la sociedad Santiago Sur- por lo que va en contra de la ley, que sólo permite aportes o subvenciones fiscales a personas jurídicas de carácter público o privado sin fines de lucro. Por esta razón, la Contraloría exige que la Corporación restituya a la municipalidad este dinero y ha instruido la realización de un sumario administrativo.

CIPER pidió al Ministerio de Justicia las memorias y balances de la Corporación de Deportes de La Pintana de los años 2013 y 2014. Las de 2014 aún no eran enviadas por la corporación al ministerio. Las de 2013 indican que ese año la corporación asignó $59 millones al club amateur Municipal La Pintana y $141 millones al Estadio Municipal (vea el balance). El mismo 2013 se formó la sociedad Santiago Sur y se inscribió como administradora del club profesional Deportes La Pintana, por lo que resulta evidente que una parte de los recursos transferidos ese año fue aprovechada por el club profesional, ya que usó las mismas instalaciones que el equipo amateur, financiadas con recursos públicos, y fichó a seis de los jugadores entrenados por el elenco no profesional.

Acerca de las rendiciones de cuentas de los dineros entregados por la Corporación de Deportes de La Pintana, el informe de Contraloría indica: “No constan rendiciones de cuenta de los recursos otorgados a la citada organización de carácter deportivo, durante los años 2013 y 2014, tampoco existe evidencia que permita acreditar que la corporación en su calidad de entidad otorgante las haya exigido a fin de comprobar la inversión de los recursos comprometidos”.

El alcalde respondió a Contraloría, adjuntando la rendición del período 2013. No obstante, en su informe final el organismo fiscalizador no aceptó esa explicación y mantuvo su reparo, porque no consta que esta rendición extemporánea haya sido examinada y visada por la Dirección de Control Municipal. Respecto de las cuentas de 2014, la municipalidad no respondió a la Contraloría.