Conoce AIRBNB: la red social para arrendar casas de veraneo en todo el mundo

Sitio entrega opciones en 192 países, otorga seguros a arrendatarios, devolución a usuarios insatisfechos y cobra comisiones. Más de mil chilenos ya tienen avisos en el sitio.

La búsqueda de un alojamiento de buena calidad puede generar más de un problema en vacaciones. Con ese objetivo nació, en 2008, Air, Bed & Breakfast (AIRBNB), un innovador sistema de hospedaje que a través de su sitio o aplicación para dispositivos móviles permite a los usuarios encontrar ofertas de arriendo en 192 países, con sólo anotar el lugar de destino y la fecha en que se viajará.
El sistema -que partió como un pequeño emprendimiento- se ha vuelto tan popular que hoy goza de más de 600 millones de conexiones sociales, generó más de 10 millones de noches arrendadas en el mundo en 2012 y Mark Zuckerberg, dueño de Facebook, lo nombró como uno de los productos con más futuro en la red y dijo sentirse “impresionado” por la capacidad y calidad del servicio.
El sitio ofrece alojamientos de particulares en casi todo el mundo, es el único que tiene una aplicación móvil para acceder a él y los usuarios pueden saber de la calidad de un arriendo por comentarios de otros pasajeros. Pero lo que realmente lo diferencia es que este sitio funciona como una suerte de corretaje de propiedades mundial, que otorga seguros para quienes arriendan, permite devolución a los usuarios insatisfechos y cobra comisiones.

Cómo funciona

Quien desee poner su propiedad en arriendo en este sitio debe ingresar a él (www.airbnb.com) e inscribir su propiedad y decir en qué época del año está disponible. Desde que en 2011, una bloguera que arrendó su departamento por el sitio reclamó por daños y robos que habían dejado los pasajeros en la propiedad, AIRBNB (que ayudó a la afectada) decidió implementar un seguro adjunto a cada transacción. Para el anfitrión, su propiedad queda asegurada por US$ 50.000, mientras que al huésped se le asegura la devolución del dinero hasta 24 horas después de su llegada a la habitación, en caso de no sea lo que esperaba. El sitio le ofrece una alternativa inmediata y respeta el precio original, aunque sea más caro.
Además, el sistema entrega distintas formas para saber si el lugar que se quiere arrendar es como se publicita, basándose en los comentarios de los mismos visitantes y una evaluación numérica del mismo aviso.
Publicar en el sitio una propiedad para arrendar es gratis, pero una vez arrendada, AIRBNB le cobra una comisión de 3%. Quienes arriendan, en tanto, sólo deben colocar en el buscador el lugar del mundo al que quieren ir y la fecha, para que se entreguen las alternativas. Una vez que éste se decide por una casa debe pagar entre un seis a un 12% de comisión por la reserva, que se paga al sitio en dólares y que corresponde al arriendo completo. El usuario tiene un día para decidir si el lugar no le gusta o no es lo que pensaba, para pedir reembolso completo. De lo contrario, el dinero es depositado al arrendatario.

Usuarios chilenos

En Chile, unos mil usuarios han publicado sus anuncios en este sitio, siendo Santiago el más popular, con un poco más de 400. También son varios los chilenos que lo han usado para arrendar casas para veranear, tanto dentro como fuera del país.
Nancy Fuentes (24), de Viña del Mar, usó por primera vez el servicio en un viaje a EE.UU. y lo recomienda. “Varios amigos en EE.UU. me lo recomendaron, por lo que lo usé para buscar un lugar para pasar el día de Acción de Gracias en Nueva York. No existe otro motor de búsqueda que sea tan confiable como AIRBNB, sobre todo, para gente sin tantas lucas que quiere viajar”, dice.
Carlos Oliva, desarrollador de aplicaciones móviles, comparte la opinión. Dice que las recomendaciones de otros usuarios son muy útiles y que como se trata de una casa, “tiene un sentido más familiar y cálido que un hotel”. Cecilia Soto, publicista, lo usó para ir a Buenos Aires y le fue tan bien que ahora pondrá su departamento en arriendo durante sus vacaciones.